LeBron James la descoció en la victoria de Los Ángeles Lakers sobre los Dallas Mavericks por 129-114.

No era una noche más para nadie. No era una noche más para los Lakers, que tenían que hallar la manera de defender en un gran nivel sin Anthony Davis. No era una noche más para LeBron James, que tenía que hacerse cargo del equipo sin su secuaz perfecto. No era una noche más para Luka Doncic, que tenía la chance de seguir demostrando su estupendo nivel ante su ídolo, en el último partido de la fase regular entre sí.

En este contexto, no fue una noche más para los Lakers, que fueron totalmente dominadores en Dallas. Los angelinos hicieron una estupenda labor desde el comienzo, montaron un parcial de 45-27 en el primer cuarto y no bajaron el ritmo pese a su ausencia, para conseguir un triunfo vital por 129-114. Así, cerraron la jornada con una marca de 31-7 que los deja como claros dominadores del oeste.

La ofensiva volvió a correr a través de LeBron James, quien volvió a demostrar su vigencia. El alero no dejó su característica de distribuidor de juego, pero tomó una postura más anotadora ante la baja de Anthony Davis. Así, tomó 25 lanzamientos de campo, acertó 14 de ellos, marcó un 3/6 en triples y firmó una planilla notable, con 35 puntos, 16 rebotes y siete asistencias, siendo así el líder del partido en los tres rubros.

El equipo púrpura y oro también halló un punto alto en rendimiento de Kyle Kuzma, quien apareció como titular ante la baja de AD. Si bien su porcentaje de campo puede ser discutible (40,9%), existe una frase que dice que los tiradores deben tirar y eso es lo que hizo para acompañar a LeBron con 26 puntos. Detrás de ellos, ningún jugador de la visita sumó más de 10 unidades, las cuales alcanzaron Rajon Rondo y  Dwight Howard.

Junto al par de suplentes, Alex Caruso (9) se destapó y demostró su valor en defensa. Durante varios momentos de la noche tuvo la dura labor de marcar a Luka Doncic (25 puntos, 10 rebotes y siete asistencias), llevándolo a cometer seis pérdidas, tres faltas de frustración, bajándole el goleo a un 42,1% y dejándolo nuevamente inefectivo desde lejos (1/5).

Así, los angelinos acumularon su séptima victoria en fila y se mantienen invictos en el 2020 con una marca de 7-0. Esta racha será expuesta este sábado, ya que el equipo de Frank Vogel no tendrá descanso y se trasladará a Oklahoma para un duelo contra el Thunder, el cual comenzará a las 22hs.

Por su parte, Dallas no pudo evitar su segunda caída en fila y la sexta en los últimos diez juegos. A la espera del regreso de Kristaps Porzingis, el equipo de Rick Carlisle tampoco tendrá descanso y se volverá a presentar este sábado ya que recibirá a los Philadelphia 76ers a las 22:30.