Los Timberwolves consiguieron otro triunfazo para mantener su ilusión de clasificar a la postemporada: 116-102 a los Blazers.

Lesiones como las de Towns definen a los equipos: encuentran la manera de competir sin su mejor jugador o te sacan lo peor y te dejan sin chances de cumplir los objetivos.

Para alegría de los Timberwolves, la baja del dominicano le trajo una unión grupal al equipo de Ryan Saunders. El equipo recuperó la producción sobrepaga de Gorgui Dieng, mientras que halló a uno de los jugadores de mayor progreso en Shabazz Napier, además del aporte de los siempre productivos Andrew Wiggins y Robert Covington.

Este jueves volvió a quedar demostrado el buen momento del elenco. Tenía una parada muy complicada ante un rival inconstante, pero a la vez duro como Portland y lo aplastó para un marcador final de 116-102 que no demuestra la diferencia que hubo entre los equipos a lo largo del encuentro.

Luego de perder el primer parcial por 34-28, el local reaccionó a partir de un gran trabajo defensivo y montó un parcial de 31-13 (59-47) para definitivamente tomar las riendas del partido. El equipo supo frenar al tridente de Damian Lillard (20-4-8), C.J. McCollum (15) y Hassan Whiteside (15 tantos, 14 rebotes y dos tapas), mientras que a través de Wiggins (23 puntos y ocho asistencias) encontró el camino en ataque.

El local estuvo lejos de aflojar en el tercer cuarto. Si bien su trabajo defensivo fue menor al del parcial anterior, el tridente de Wiggins-Covington (15)-Dieng (12 unidades y 10 rebotes) combinó 23 de las 41 unidades en el parcial para sacar una ventaja de 100-75.

El último cuarto sirvió para que Portland maquille el resultado. Minnesota no estuvo fino en ambos lados de la cancha y permitió que su rival recorte el margen a través de sus tres figuras. Pese a esto, encontró en Jeff Teague (12-3-6) y Naz Reid (11 tantos y ocho rebotes) las cartas  para sentenciar su victoria por 116-102.

De esta manera, los Timberwolves sumaron su quinta victoria en los últimos diez juegos y cerraron la jornada con una marca de 15-23, a 2,5 juegos de los Spurs (16-20), los octavos del oeste. Los dirigidos por Ryan Saunders se volverán a presentar este sábado por la tarde-noche, cuando viajen a Houston para medirse con los Rockets desde las 19hs.

Por su parte, los Blazers acumularon su séptima derrota en los últimos diez juegos y acabaron con una marca de 16-23. Los de Óregon irán por la recuperación en la jornada del sábado, cuando reciban a los Milwaukee Bucks (domingo a las 00hs en Argentina por la diferencia horaria con Estados Unidos).