Los dirigidos por Mike D’Antoni tuvieron que batallar más de lo que esperaban, pero vencieron a los Hawks por 122-115. James Harden y Trae Young protagonizaron el primer juego con dos triples-dobles de 40 puntos (o más).

Ver un triple-doble con 40 puntos o más es algo fuera de lo común. Observar dos triples decenas de estas características es algo que casi nunca pasa, salvo este miércoles por la noche, en Atlanta.

Houston estuvo lejos de brillar al nivel que deseaba, pero venció a los Hawks por 122-115 de la mano de James Harden. El escolta no estuvo certero con el tiro (9/34 de campo, 4/20 en triples y 19/23 en tiros libres), pero pese a eso se las ingenió para conseguir 41 puntos y añadirle tanto 10 rebotes como 10 asistencias. Algo similar ocurrió con Trae Young, quien firmó una planilla de 42 tantos (11/30 FG, 4/11 3PT y 16/18 TLs), 13 rebotes y 10 asistencias, pero no pudo evitar la derrota de su equipo.

El elenco texano llegó a mandar con claridad en el primer cuarto, momento en el que tomó una rápida ventaja máxima de 23 puntos. El elenco de Mike D’Antoni cerró el tramo con un favorable 45-29, pero sintió la ausencia de Russell Westbrook para acompañar a Harden, más allá que aguantó la ventaja a través del candidato al MVP y Clint Capela (22 puntos, 22 rebotes, dos robos y dos tapas).

El dueño de casa intentó remontar de la mano del par formado por Young y John Collins (17 tantos, 14 rebotes y cuatro bloqueos), mientras que, de la mano de Alex Len (14 y 10), achicó el margen a tres puntos (118-115) cuando quedaban 18,7 segundos para el final. No obstante, Harden fue a la línea en dos ocasiones y acertó sus cuatro tiros libres para firmar el 122-115.

Próximo partido:

Houston Rockets: recibirá a los Minnesota Timberwolves, el sábado 11/1 a las 19:00.

Atlanta Hawks: visitará a los Washington Wizards, el viernes 10/1 a las 21:00.