El miércoles por la noche cerró con un Golden State-Milwaukee que pudo haber sido muy atractivo si no fuese por las grandes bajas de los Warriors. La visita estuvo lejos de brillar, pero tampoco estuvo cerca de perder y se impuso por 107-96.

El equipo de Mike Budenholzer tuvo que trabajar más de lo que hubiese deseado producto de su falta de constancia ofensiva. La visita movió bien la pelota, pero no estuvo fino de cara al aro y por eso no llegó a gozar de una diferencia mayor a 10 puntos. Pese a esto, supo lograr rachas anotadoras a través del tándem de Giannis Antetokounmpo (30 puntos, 12 rebotes, cuatro asistencias y un robo) y Khris Middleton (21 tantos, siete rebotes y seis asistencias) para hallar su camino hacia el triunfo.

Golden State encontró sus puntos altos en los rendimientos de Alec Bucks (19-5-7), Damion Lee (15-4-4), Glenn Robinson III (15) y Willie Cauley-Stein (10 tantos y 11 rebotes), pero no supo coronar los malos momentos de su rival para dar el batacazo ante su gente.

Un doble de Ky Bowman (7) llegó a achicar al local a cinco unidades (93-88) con 6:11 en el reloj, pero el dueño de casa falló a la hora de concretar su remontada. Ahí fue cuando Milwaukee golpeó a través de las penetraciones de Middleton y Antetokounmpo para sellar su festejo.

Ambos equipos volverán a jugar el viernes por la noche como visitantes, en la madrugada de Argentina por la diferencia horaria con Estados Unidos. Los Bucks viajarán a Sacramento para continuar su gira por el oeste con un duelo ante los Kings (00hs), mientras que los Warriors se trasladarán a Los Ángeles para chocar con los Clippers (00:30).