El Heat mantuvo un 53% de campo y venció a los Pacers en Indiana por 122-108. T.J. Warren fue expulsado en el local por pelearse con Jimmy Butler.

Miami está invicto en tres escenarios: siempre que enfrenta a un rival de la División Central (8-0); cada vez que hace 120 puntos; y en cada ocasión que mantiene más de un 50% de campo. Esta noche, en Indiana, hizo valer las tres estadísticas ya que se impuso por 122-108.

El equipo de Erik Spoelstra fue muy superior desde el arranque, montó un parcial de 31-23 en el primer cuarto, mantuvo un 53% de campo y siempre estuvo al frente en el marcador. Su mejor momento de la noche fue en el tercer parcial, en el cual logró un 38-23 para tomar una diferencia máxima de 31 unidades y sellar su victoria. Luego, el local maquillaría el resultado de la mano de sus suplentes.

Duncan Robinson (17) acertó dos de sus cuatro triples en el primer período, para empezar a guiar al Heat hacia la victoria. En tanto, Tyler Herro (19) acertó cinco bombazos en ocho intentos, mientras que la visita también halló dobles dígitos en Jimmy Butler (14 tantos, seis rebotes, siete asistencias y dos robos), Bam Adebayo (18-9-4), Derrick Jones Jr (17), Kendrick Nunn (15) y Goran Dragic (15).

Del lado del dueño de casa, Domantas Sabonis revalidó sus credenciales de All-Star con 27 puntos (10/13 en tiros de campo; 7/8 en tiros libres), 14 rebotes y seis asistencias.

La pelea entre Butler y Warren

Pese a la gran victoria de Miami, que cerró la jornada como escolta del este con una marca de 27-10, todas las miradas fueron acaparadas por la pelea que protagonizaron Jimmy Butler y T.J. Warren en el tercer cuarto. El duelo personal ya venía con muchísimo roce y a falta de 6:22 para cerrar el parcial, el ex Philadelphia golpeó con su codo a su rival, lo que significó una falta ofensiva.

Lejos de lo que debería haber hecho, Warren entró en el juego de Butler, lo siguió en la cancha y lo insultó, lo que derivó en su expulsión. Mientras se retiraba de la cancha, el escolta lo despidió con un beso.

Pero eso no quedó ahí. Al terminar el partido, Butler le dijo a The Miami Herald que es un ‘blandito’ y le sugirió a Nate McMillan que no repita el marcaje en el próximo juego. Luego, en Twitter, se manifestó de la siguiente manera: