El serbio encajó 47 puntos, su mejor marca de la carrera, para guiar el triunfo del elenco de Michael Malone en Atlanta por 123-115. Pese a la derrota, Trae Young volvió a dar que hablar.

Nikola Jokic fue criticado por su mal arranque al comienzo de la temporada, pero con el correr de la misma, el serbio fue tomando el impulso necesario para depositar a Denver (25-11) en el segundo puesto del oeste. En tanto, este lunes por la noche, tuvo su mejor actuación goleadora de la carrera, al menos en la NBA, para guiar a su equipo a un triunfo sobre los flojos, pero peleadores, Atlanta Hawks (8-29) por 123-115.

El interno europeo guió a su equipo con 47 puntos, registrando un 16/25 en tiros de campo (64%), 4/8 en triples (50%) y 11/16 en tiros libres (68,8%). Además, complementó su gran labor con ocho rebotes (cuatro ofensivos), cinco rebotes y dos robos, mientras que aportó siete unidades en el último cuarto para el parcial de 32-29 que permitió sellar el triunfo.

Denver estuvo lejos de poder imponer su juego lento, como ser firme en defensa, pero pudo encontrar en Will Barton (28), Jamal Murray (16-5-8) y Monte Morris (14) a buenos productores que ayuden a Jokic.

Por su parte, Atlanta le complicó la vida a través del triple, rubro en que la visita combinó apenas nueve aciertos. El elenco de Lloyd Pierce encontró 18 bombazos para meterle presión a su rival. Diez de estos dieciocho llegaron a través de Kevin Huerter (22 unidades -6/8 en triples- y ocho rebotes) y Trae Young (29 tantos -4/5 en triples-, 12 asistencias y cuatro rebotes).

Más allá de la derrota, la actuación del base dejó varios highlights incluyendo un pase entre las piernas de Jokic…

…Como también un amague entre sus piernas…

…. Y un triple desde la mitad de la cancha.