Los dirigidos por Ryan Saunders cortaron su racha de once derrotas al hilo con una victoria en la casa de los Kings por 105-104 en un segundo tiempo suplementario. Los locales volvieron a tener lesiones de De’Arron Fox y Marvin Bagley III.

Las lesiones conspiran con las aspiraciones de los Sacramento Kings en esta temporada 2019-2020. En la misma noche en la que el ruso Bogdan Bogdanovic volvió a la acción tras perderse cuatro partidos, De’Arron Fox (espasmos en la espalda) y Marvin Bagley III (molestias en el pie izquierdo) tuvieron que dejar la cancha antes del extenso cierre ante los Minnesota Timberwolves.

Los visitantes aprovecharon el golpe psicológico de las bajas para vencer a sus rivales por 105-104 y cortar una racha de once juegos sin poder ganar. No obstante, necesitaron de dos tiempos suplementarios para lograrlo pese a las lesiones de su adversario.

La lesión de Fox fue apenas empezó el partido, cuando intentó cerrar un lanzamiento de Shabazz Napier (dos puntos y nueve asistencias) y sintió esos horribles pinchazos en la espalda. Desde entonces, Cory Joseph (10-6-7) se tuvo que hacer cargo de la conducción de Sacramento.

La primera caída no sacó a Sacramento del partido. El ex San Antonio hizo una buena labor para distribuir el juego, dándole a Bogdanovic la chance de ser el líder goleador con 11 de sus 19 puntos en la noche durante la primera mitad. Por su parte, Bagley III (18) y Holmes (20 tantos y 18 rebotes) mandaron en la pintura para que los de Luke Walton tomen una ventaja máxima de nueve unidades.

Sin embargo, Sacramento tuvo varios lapsos de poco goleo, sobre todo producto de la falta de constancia ofensiva de Buddy Hield (17). Durante estos tramos Minnesota supo achicar el margen para mantenerse en el partido, sobre todo de la mano de Gorgui Dieng (21 puntos y 15 rebotes) y Andrew Wiggins (18-10-7). La visita cerró la primera mitad con una racha de 21-11 para irse al descanso con un favorable 50-48.

El local volvería a mandar en el juego durante el tercer cuarto, con un gran aporte de Bagley en la pintura, como también del tándem Barnes-Bogdanovic. No obstante, a falta de 4:05 para el cierre, el ala-pívot se despidiría del juego al atrapar un triple fallado por Kelan Martin.

Desde entonces, el equipo quedó a merced de lo que haga Minnesota. Sacramento no tuvo reacción alguna y llegó a ir un tiempo suplementario por algunos chispazos de Hield, que nunca se terminó de encender para ganar el partido. La visita apenas encajó 19 tantos contra 11 de su rival en el último cuarto, mientras que necesitó de diez minutos para imponerse en un juego que tenía regalado. Recién un parcial de 6-0 en el segundo suplementario le permitiría cortar con su mala racha, aunque el local tuvo la chance de ganarlo en la última jugada con un intento externo del escolta bahameño.

A la espera de novedades por parte de sus jóvenes, los Kings volverán a jugar el sábado por la noche, cuando reciban a los Phoenix Suns desde las 23hs. Por su parte, los Timberwolves también lo harán en dicha jornada, cuando se midan con los Cleveland Cavaliers en Minnesota a las 22hs.