Fox volvió a la actividad, pero Sacramento no pudo hallar el camino a la victoria en Charlotte y cayó por 110-102. Malik Monk encajó 14 de sus 23 puntos en el último cuarto para el local.

El esguince severo del tobillo izquierdo de De’Arron Fox (19 puntos, ocho asistencias y dos robos) ya es cosa del pasado. Tras perderse 18 partidos, el base pudo volver a decir presente este martes por la noche, cuando su equipo, Sacramento Kings, viajó a Charlotte para medirse con los Hornets.

Sin embargo, su retorno a la actividad no se dio en un marco feliz. El dueño de casa hizo un buen trabajo en defensa a lo largo de la noche, mientras que halló en varias rachas anotadoras el camino hacia un triunfo por 110-102. Así, quedó a medio partido del Orlando Magic, que en la jornada cayó ante el Jazz en Utah.

En un partido parejo de principio a fin, el local logró acabar con el equilibrio en el último cuarto, cuando montó un parcial de 30-23 para sellar su triunfo. Ahí fue cuando Malik Monk (23 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias) volvió a pedir pista en el equipo de James Borrego al encajar 14 tantos, además de repartir dos pases-gol que lo hicieron ser partícipe de 18 de las 30 unidades de su equipo en el tramo. El perimetral llegó a volcarla con 39 segundos en el reloj para firmar el triunfo, pese a un posterior triple de Buddy Hield (14).

Charlotte también halló puntos altos en los rendimientos de Bismack Biyombo (10 puntos y 12 rebotes), Cody Zeller (17-9-4), Marvin Williams (16), Devonte Graham (15-4-7) y Terry Rozier III (11-6-6).

Los Hornets intentarán hacerse con el octavo puesto del este en la jornada de este miércoles, cuando viajen a Cleveland para medirse con los Cavaliers a las 21hs. Por su parte, los Kings tendrán descanso hasta el viernes, cuando choquen con los Pacers en Indiana también desde las 21hs.