El esloveno fue electo como el mejor jugador del mes en el oeste, mientras que superó la barrera de los 900 puntos al anotar 33 en la victoria de Dallas sobre New Orleans por 118-97.

No fue un martes cualquiera para Luka Doncic. Este martes, a sus 20 años de edad, fue electo como el mejor jugador del oeste por primera vez en su carrera. Así, se sumó a Giannis Antetokounmpo como los jugadores del tramo octubre-noviembre, siendo uno de los dos protagonistas de la primera elección de un par no nacido en Estados Unidos en la historia de la NBA.

El premio pudo haber sido para LeBron James por llevar adelante un mejor trabajo defensivo, pero el esloveno alcanzó un nivel impensado a su corta edad. El europeo quebró todo tipo de récords, mientras que prácticamente promedió un triple-doble por partido (30,8 puntos, 9,9 rebotes y 9,6 asistencias, además de 1,4 robos). A partir de él, Dallas mejoró y quedó definitivamente metido en la lucha por el acceso a los Playoffs.

Como si todo esto fuese poco, Doncic cerró la jornada con un nuevo hito histórico. En esta ocasión, lideró el triunfo de los Mavericks sobre los Pelicans, en Nueva Orleans, por 118-97. El europeo encajó 33 puntos para ser el jugador más joven de la historia en superar la barrera de los 900 tantos en la liga, mientras que también bajó 18 rebotes, lo que significa un nuevo récord personal.

A través de él, como de Seth Curry (19 tantos -5/7 en triples-), Maxi Kleber (12) y Tim Hardaway Jr (12), el elenco de Rick Carlisle llegó a gozar de una ventaja de 23 puntos para conseguir un cómodo triunfo.