El equipo de Dwane Casey no tuvo problemas para vencer a Cleveland por 127-94 y sumar su segundo festejo al hilo.

Detroit sueña con volver a decir presente en los Playoffs y este martes dio un paso en ese camino. El equipo de Dwane Casey tuvo una buena actuación en Cleveland para vencer a los Cavaliers por 127-94 en un partido sumamente desequilibrado.

El único momento de paridad en el juego fue en el primer cuarto. La visita abrió la historia con un 24-13 que luego su rival remontó a base de un 15-0 para cerrar el parcial. Ahí fue cuando el elenco de John Belein encontró puntos altos en Collin Sexton (22).

Sin embargo, desde entonces el dominio cayó en manos del conjunto Piston, que logró un 30-18 en el segundo cuarto para terminar de quebrar el partido. La visita mandó en la pintura a través del tridente Drummond (17 tantos, 14 rebotes, cuatro asistencias, cinco robos y cuatro tapas) y Markieff Morris (12), mientras que halló en Blake Griffin (24) a un demoledor triplero, que acertó seis de sus siete intentos desde lejos en la noche. En tanto, Langston Galloway (14) clavó cuatro de sus siete lanzamientos, y Svi Mykhailiuk (15) capitalizó tres de sus ocho oportunidades.

A través de ellos, y de Derrick Rose (12 unidades y nueve asistencias), Detroit se fue al descanso con un favorable 62-46, mientras que ganó los últimos dos parciales del juego (35-22 y 30-26) para sellar su cómodo triunfo.

Detroit no tendrá tiempo para descansar ya que este miércoles volverá a jugar. Esta vez lo hará en casa ante los Milwaukee Bucks, desde las 21hs. Por su parte, Cleveland retornará al ruedo el viernes, jornada en la que chocará con el Orlando Magic a las 21hs.