Luego de ganarle a Denver, Sacramento no pudo mantener el envión anímico y cayó ante Chicago por 113 a 106, de local. Zach LaVine (28) y Lauri Markkanen (20) combinaron 48 puntos.

Los Kings venían de conseguir un enorme triunfo sobre Denver, uno de los mejores equipos del Oeste. Sin embargo, el elenco de Luke Walton no pudo mantenerse cerca de Phoenix, ya que sufrió una dura derrota ante Chicago.

El dueño de casa había arrancado enchufadísimo en el juego, con una ráfaga de 23 a 12. A partir de ahí, los de Jim Boylen ajustaron las marcas y cambiaron el transcurso del partido, gracias a la buena rotación defensiva. Así, pasaron al frente en el marcador, por medio de un parcial de 43 a 21 en los últimos 14m36s del primer tiempo.

El conjunto californiano intentó dar vuelta la historia en la recta final. Buddy Hield tomó el protagonismo en ataque, dándole una mayor eficacia en los ataques al aro. El escolta sumó 26 unidades (tres triples), cinco tableros y cuatro asistencias. También, Richaun Holmes (20 y nueve) y Nemanja Bjelica (18, ocho y dos tapas) sacaron a relucir sus habilidades en la pintura.

De todos modos, la franquicia de Illinois resistió en los últimos instantes, gracias a un bombazo de Zach LaVine. El escolta volvió a estar en un gran nivel, ya que encestó 28 tantos (5-7 detrás del arco). Además, Lauri Markkanen fue determinante por su efectividad en los lanzamientos, sumando 20 (4-8) y siete rebotes.

Por último, Tomas Satoransky y Wendell Carter Jr colaboraron con la distribución de las ofensivas y movilidad en el interior, respectivamente. El base checho aportó 14 puntos y cinco pases gol, mientras que el pivote completó un doble-doble (10 y 10 tableros).

Con este resultado, Chicago cortó la racha de tres caídas al hilo y extendió su récord a 7-14. Este miércoles regresará al United Center a las 22 horas, para medirse con Memphis. En tanto, Sacramento (8-11) iniciará este jueves su gira de cuatro encuentros seguidos de visitante a la medianoche (después del miércoles), en Portland.