Los Raptors vencieron al Jazz por 130-110 y sumaron su séptimo festejo consecutivo. Los canadienses llegaron a imponerse por 49 puntos en la primera mitad.

Toronto sigue dando pasos hacia delante y ratificando que es un equipo que, como en la temporada pasada, no debe ser menospreciado. Sin embargo, este domingo lo hizo con un punto de exclamación altísimo al imponerse en casa al Utah Jazz por 130-110.

El equipo de Nick Nurse hizo lo que quiso en la primera mitad y llegó a gozar de una ventaja máxima de ¡48 puntos! Lo más notorio de todo esto es que no lo logró a partir de una actuación individual descomunal, más allá del aporte notorio de Pascal Siakam (35-5-5), sino gracias a una gran labor colectiva.

El dueño de casa fue letal en ambos costados de la cancha, con una defensa que dejó al rival en un bajísimo 27% de efectividad, mientras que en ataque distribuyó 21 asistencias en 29 tiros de campo. Pero, eso no es todo. Además, encajó 13 triples en el tramo y falló apenas seis intentos, con manos calientes de Fred VanVleet (21), Marc Gasol (11-5-6) y Norman Powell (15) para sentenciar la historia.

Los canadienses llegaron a irse al descanso por 77-37, estableciendo así cuatro hitos: máxima ventaja de la temporada; máxima ventaja de los Raptors en un entretiempo en su historia; peor desventaja del Jazz al momento de un entretiempo en su historia; octavo máximo margen en un juego de NBA al término del segundo cuarto.

Los últimos 24 minutos le sobraron al juego. Los locales bajaron la intensidad y dejaron crecer a unos visitantes que llegaron a achicar el margen por 20 puntos, pero que quedaron a 20 de poder pelear por el triunfo. Mike Conley (20), Jeff Green (19) y Donovan Mitchell (16) lideraron el goleo que permitió maquillar el resultado.

El Jazz no tendrá tiempos para lamentos ya que este lunes volverá a jugar. En este caso, viajará a Philadelphia para medirse con los Sixers desde las 21hs.

Por su parte, los Raptors volverán a actuar el martes, jornada en la que recibirán al Miami Heat a las 21:30.