Ben Simmons recuperó tres balones seguidos en la recta final, dándole así la victoria en casa a Philadelphia sobre Indiana por 119 a 116. El base australiano terminó con 15 puntos y 13 asistencias.

Ambos equipos habían ganado su respectivo partido de la noche anterior. Los Sixers derrotaron con suspenso a los Knicks, mientras que los Pacers le ganaron en tiempo suplementario a los Hawks.

Esto le dio mayor atracción al duelo, debido a que venían de mantenerse por la senda victoriosa. Y con ese envión anímico, realizaron un encuentro muy parejo de principio a fin. La ventaja que había sacado el local en el primer cuarto (38-29), fue borrada por la visita antes del descanso (65 iguales).

El elenco de Nate McMillan dio pelea con T.J. Warren (29 unidades y cuatro triples) y Malcolm Brogdon (28 y seis pases gol) a la cabeza. En tanto, Domantas Sabonis (13 y 10 rebotes) conservó su buen nivel de juego en la pintura.

De todos modos, el dueño de casa logró el quiebre en los últimos instantes del partido, de la mano de Ben Simmons. Es que fue el responsable de las pérdidas del rival en ataque, recuperando tres balones claves. Además, hizo sus habituales aportes en la ofensiva, con 15 tantos, seis tableros y 13 asistencias.

También, Joel Embiid (32 puntos, 11 rebotes y dos robos) y Tobias Harris (22) siguieron consolidando el principal núcleo del conjunto de Pensilvania. Por otro lado, Furkan Korkmaz volvió a tener una buena actuación como escolta titular (12 y tres triples), reemplazando al lesionado Josh Richardson.

 

Con este resultado, Philadelphia sumó su tercera victoria al hilo y se mantuvo quinto en el Este (14-6). Este lunes volverá a jugar en el Wells Fargo Center a las 21 horas, frente a Utah. Una hora más tarde, Indiana (12-7) continuará con la gira de cinco partidos de visitante en Memphis.