Los angelinos vencieron 114-104 a los Spurs en San Antonio en un buen partido. James y Davis volvieron a ser las grandes razones del festejo visitante.

Los Lakers son serios candidatos al título, y lo volvieron a ratificar este lunes por la noche. Los Spurs jugaron a un buen nivel, a diferencia de sus anteriores partidos, pero fueron superados por los californianos por 114-104. De esta manera, estos sumaron su octavo festejo consecutivo y alcanzaron una marca de 14-2 para posicionarse todavía más cómodos en la cima del oeste.

San Antonio mantuvo una contienda pareja principalmente a sus estrellas, LaMarcus Aldridge (30) y DeMar DeRozan (24), pero nunca terminó de dar el golpe ante un rival que demostró su superioridad con un buen trabajo defensivo. Anthony Davis (19 puntos, 12 rebotes, seis asistencias, dos robos y dos tapas) fue el principal líder de ese trabajo en el marcaje, no sólo por sus números, sino también por mostrarse impasable en los momentos en los que el equipo de Gregg Popovich tuvo la chance de pasar al frente.

En el otro costado de la cancha, la ofensiva angelina giró nuevamente en torno a LeBron James (33 puntos y 14 asistencias). El Rey ofició como conductor, distribuidor, anotador y hasta fue el mejor tirador del encuentro al acertar cuatro de sus siete intentos externos. El alero fue bien complementado por Kentavious Caldwell-Pope (14), Rajon Rondo (13) y Troy Daniels (11) para que el elenco de Frank Vogel pueda volver a festejar.

Ambos equipos volverán a jugar en el súper-miércoles, jornada previa al Día de Acción de Gracias. Los Lakers viajarán a Nueva Orleans, en lo que será la primera vez que se vean las caras tras el traspaso de AD (23:30). Por su parte, los Spurs recibirán a los Minnesota Timberwolves a las 22:30.