Dallas se impuso sobre Houston por 137 a 123, de visitante, y ganó los cuatro partidos de la semana. Luka Doncic (41), Tim Hardaway Jr (33) y Kristaps Porzingis (23) combinaron 97 puntos.

Los Mavericks no se achicaron ante los Rockets de James Harden y Russell Westbrook. Es más, exprimieron su intensidad en ambos costados durante el primer tiempo. Con una buena rotación defensiva (forzó un 22,7% de efectividad en triples) y velocidad en las transiciones, la visita sacó antes del descanso una contundente ventaja de 78 a 60.

Tim Hardway Jr aprovechó al máximo la oportunidad de formar parte del quinteto inicial. El perimetral fue clave con sus 31 unidades (cinco triples), cinco asistencias y dos robos. En tanto, Kristaps Porzingis (23, 13 tableros y dos recuperos) y Dorian Finney-Smith (12 y 10) se sumaron a la lista de destacados por su versatilidad ofensiva y solidez defensiva, respectivamente.

En tanto, Luka Doncic volvió a ser la gran figura del elenco de Rick Carlisle. El armador esloveno se encargó de sostener en el liderazgo en el marcador, cuando Harden (32 tantos, nueve rebotes y 11 pases gol) y Westbrook (27, cinco y seis) amenazaban con revertir la historia. El jugador de segundo año les ganó la pulseada encestando 41 (cinco anotaciones en tiros externos), capturando seis, entregando y recuperando dos.

Además, el referente del conjunto texano se convirtió en el segundo jugador de la historia en convertir 30 puntos o más en cuatro partidos seguidos. El anterior fue Kevin Durant. Y lo complementó con un lugar entre los que realizaron 30 y 10 asistencias en cuatro encuentros consecutivos, desde la temporada 1983/84. Michael Jordan, James Harden y Russell Westbrook completan esa lista.

Con este resultado, Dallas acumuló cinco triunfos al hilo y extendió su récord a 11-5. Este martes recibirá a los Clippers a las 22.30 horas. En cambio, Houston (11-6) disputará este miércoles el segundo de los tres partidos en el Toyota Center a las 22, frente a Miami.