El equipo de Brett Brown superó 113-86 al Heat en el Walls Fargo Center y dejó al elenco de Spoelstra sin un 100% de efectividad ante equipos de la región.

Un invicto iba a acabar el sábado por la noche. Si Philadelphia le ganaba a Miami, el Heat no iba a mantener su marca de 6-0 ante equipos del este. Si se daba la viceversa, el dueño de casa iba a registrar su primera caída en el Wells Fargo Center en esta fase regular. Más allá de esto, sucedió lo primero.

El equipo de Brett Brown planteó una gran defensa y fue muy superior a una visita que estuvo lejos de su común andar con el lanzamiento externo. Miami (11-4) encajó apenas seis de sus 24 intentos de tres puntos, mientras que Philadelphia (11-5) no sólo hizo valer su poderío interno, sino que lo complementó con 14 bombazos para el 113-86.

Ambos equipos venían de jugar el viernes, pero los visitantes (que, a diferencia de sus rivales, tuvieron que viajar) sintieron el desgaste. Los de Florida sólo tuvieron a Tyler Herro (20) en el nivel habitual, mientras que Jimmy Butler (11-5-3) tuvo una noche para el olvido en su primer regreso a Philadelphia tras el traspaso del verano pasado.

Como si el flojo andar propio fuese poco, Josh Richardson, ex Heat, fue la figura del encuentro. El escolta se vio obligado a dejar la franquicia para la llegada de Butler y tuvo su venganza al encajar seis de sus siete triples intentados para ser el máximo anotador con 32 puntos. En tanto, Joel Embiid (23 unidades y 11 rebotes) anuló a Bam Adebayo en ambos costados para hacer valer su condición como uno de los mejores pivotes de la liga.

Luego de dos minutos en los que Ben Simmons y Adebayo anotaron para sus respectivos equipos, los Sixers tuvieron un dominio total del encuentro. Los locales jamás estuvieron en desventaja, mientras que cerraron el primer cuarto con un 28-13 que acabaría sellando el encuentro. Ellos llegaron a gozar de una ventaja máxima de 41 puntos en el último cuarto, antes que los visitantes maquillen el resultado producto de un parcial de 27-21 en los doce minutos finales.

Los dos elencos volverán a jugar el lunes a las 21:30. Los Sixers viajarán a Canadá para medirse con los Raptors, la primera vez que se verán las caras después de las apasionantes semifinales de conferencia del este. En tanto, los de Florida buscarán la recuperación en la casa de los Charlotte Hornets.