Milwaukee superó 104-90 a Detroit y alcanzó una marca de 13-3. El equipo de Mike Budenholzer volvió a estar siempre al frente, como en la victoria del jueves ante Portland.

Tener una noche tranquila en una liga tan larga y agotadora como la NBA siempre es algo positivo, y Milwaukee (13-3) la tuvo este sábado. El equipo de Mike Budenholzer hizo valer su superioridad ante un Detroit (5-11) que no contó con su máxima estrella, Blake Griffin, lo que permitió conseguir una victoria por 104-90.

El dato más sorpresivo de la noche fue que el local, al igual que en su último triunfo sobre Portland, nunca estuvo por detrás en el marcador. El último finalista del este impuso su juego desde el comienzo, con un Giannis Antetokounmpo arrollador (28 puntos, 10 rebotes, tres asistencias, dos robos y una tapa), como también un buen aporte colectivo, tanto en defensa como a la hora de tirar al aro.

Exceptuando Donte DiVincenzo, Dragan Bender y Thanasis Antetokounmpo (los últimos dos jugaron un poco más de dos minutos), todos los jugadores de los Bucks encajaron, al menos, un triple. Wesley Matthews (13), George Hill (7-6-1) y Kyle Korver (6) fueron los únicos en sumar dos bombazos en la cómoda victoria del local.

Detroit llegó a estar 22 puntos por detrás del marcador, pero volvió a hallar puntos positivos en Derrick Rose (20 tantos, seis asistencias y tres rebotes) y Andre Drummond (12 unidades y 17 rebotes).

Ambos equipos volverán a jugar el lunes por la noche, como locales. Los Bucks tendrán una dura prueba ante el Utah Jazz desde las 22hs, mientras que los Pistons intentarán recuperarse en el duelo frente al Orlando Magic, el cual iniciará a las 21hs.