El equipo de Quin Snyder llegó a liderar por 20 puntos y acabó venciendo a los Pelicans por 128-120. El par Mitchell-Bogdanovic combinó 65 tantos en la victoria en Salt Lake.

Después de vencer, pero no terminar de convencer en la jornada del viernes, el Jazz (11-5) logró su objetivo en el segundo partido en noches consecutivas. El equipo de Quin Snyder volvió a presentarse en el Vivint Smart Home Arena y venció cómodamente a New Orleans Pelicans (6-10) por 128-120.

Mientras la visita continuó en la espera de la recuperación de jugadores claves como Derrick Favors, Josh Hart o el mismísimo Zion Williamson, el local logró imponer su juego de principio a fin, siendo muy sólido en defensa como encontrando su goleo a través de los perimetrales. El par de Donovan Mitchell (37 puntos, siete rebotes y cinco asistencias) y Bojan Bogdanovic (28-5-5) fue clave en un juego en el que otros cuatro jugadores acabaron con doble dígito: Jeff Green (15), Rudy Gobert (14), Mike Conley (11) y Emmanuel Mudiay (10).

El local impuso su juego lento, pero efectivo, en la primera mitad y llegó a gozar de una ventaja máxima de 20 puntos a la hora de ir a los vestuarios (74-54). La visita reaccionó en la segunda parte a través del tridente formado por Brandon Ingram (33), J.J. Redick (20) y Jrue Holiday (28-5-4), pero no logró elevar su nivel defensivo para emparejar la historia, pese a achicar la diferencia a cuatro puntos a falta de 33 segundos para el final.

El par de Bogdanovic y Green acertó sus cuatro triples, mientras que Holiday no pudo encajar un triple que podría haberle aportado una mayor cuota de dramatismo al cierre.