Kawhi Leonard acertó un gran tiro a falta de 15,4 segundos para el final para que los Clippers superen a los Rockets por 122-119. James Harden acabó con 37 puntos para la visita.

Tras perder el primer asalto en Houston a manos de un devastador James Harden, Los Ángeles Clippers necesitaba tener su venganza este viernes por la noche, cuando recibió al elenco texano en el Staples Center. El equipo de Doc Rivers, quien había sido expulsado por dos faltas técnicas en el encuentro anterior, debió remontar una desventaja de 11 puntos antes de imponerse por 122-109.

El juego fue de rachas. El dueño de casa abrió la noche con un 31-23 gracias a un buen aporte colectivo en ambos lados de la cancha, que también le permitió frenar el goleo exterior de Houston, más allá de los 10 tantos iniciales de James Harden (37 puntos, 12 asistencias y ocho rebotes), seis de ellos producto de tiros libres.

Sin embargo, una vez que la visita logró quebrar el cerrojo y empezar a ser constante con su lanzamiento lejano, puso en aprietos al dueño de casa. Harden encajó cinco de los catorce bombazos del elenco de Mike D’Antoni en la noche, mientras que Ben McLeMore (14) acertó cuatro de sus nueve intentos. En tanto, Russell Westbrook (22-5-6) y Clint Capela (17 unidades y 19 rebotes -cinco ofensivos-) aportaron su juego físico para que el conjunto vestido de rojo llegue a gozar una ventaja de 11 puntos, aunque cerró el tercer cuarto con una ventaja de 84-80.

Pero, esta vez, la historia tuvo un desenlace diferente. Los Clippers supieron contener al explosivo Harden, mientras que aprovecharon cada error de los Rockets para golpear de contraataque, tanto a través de Lou Williams (26 puntos, ocho asistencias y tres rebotes), como Paul George (19-8-7), Montrezl Harrell (18-7-2) y Kawhi Leonard (24 tantos, seis rebotes, tres asistencias y tres robos).

Houston llegó a ingresar al último cuarto con una ventaja de cinco puntos (117-112) gracias a un gancho de Tucker (8), pero el elenco angelino arremetió con dos triples, uno de George y el otro de Williams. Sin embargo, en la siguiente acción, Harden fue a la línea y le devolvió la ventaja a la visita.

Pese a la presión de tirar para ganar o perder, Leonard demostró otra vez su nivel MVP. El ex San Antonio y Toronto no titubeó al tomar un lanzamiento a falta de 15,2 segundos que encajó para producir el estallido del Staples Center. Ese tiro acabaría siendo el ganador, ya que Westbrook no pudo resolver en el otro costado, mientras que George encajó los dos tiros libres que sellaron la victoria.