Brooklyn volvió a ganar en casa, esta vez ante Sacramento por 116 a 97. No obstante, se confirmó que Kyrie Irving no jugará en la gira venidera.

Los Nets afirmaron su recuperación tras la dura caída ante Indiana, en el Barclays Center. El elenco de Kenny Atkinson regresó a los puestos de Playoffs tras superar anteriormente a Charlotte y venciendo ahora a unos Kings en progreso (llevaban seis triunfos en ocho partidos).

El conjunto neoyorquino alargó la brecha en el marcador con su efectividad en los tiros de campo (50,6%). También, fue muy importante la fortaleza física para imponerse en la lucha rebotera (48 a 33). Y eso que Jarrett Allen (11 unidades y nueve tableros) y DeAndre Jordan (ocho y 10) no fueron los únicos que contribuyeron en este último rubro.

Joe Harris es un caso a tener en cuenta, por su salto y garra a la hora de disputar los balones aéreos. Además, sacó a relucir su capacidad anotadora desde el perímetro. El alero se destacó con 22 puntos (cinco triples), cuatro rebotes y dos bloqueos.

En tanto, Spencer Dinwiddie (23 tantos, siete asistencias y dos robos) hizo otra excelente labor al ocupar el puesto de base titular. El jugador de años supo manejar los avances del dueño de casa, lo cual es un dato positivo dentro de una mala noticia. Es que se anunció, ni bien finalizado el encuentro, que Kyrie Irving no estaría en la gira que se avecina, debido a sus inconvenientes en el hombro derecho.

 

De esta manera, Brooklyn se mantuvo séptimo en el Este con una marca de 7-8. Este domingo jugará una nueva edición del clásico contra New York a las 20 horas, en el Madison Square Garden. A la misma hora, Sacramento (6-8) continuará su gira de cuatro juegos seguidos, en Washington.