Denver venció en casa a Boston por 96 a 92, en un partido accidentado por el duro golpe que sufrió Kemba Walker. Jamal Murray (22) y Nikola Jokic (18) combinaron 40 puntos.

Restaban 3m13s para el cierre del segundo cuarto. Kemba Walker estaba disputando una pelota dividida en su propio terreno. La adrenalina y velocidad del juego le provocó un durísimo golpe en la cabeza, al chocar con el pecho de Semi Ojeleye. El base tuvo que ser retirado en camilla, luego de haber quedado inmóvil en el parquet. De hecho, los médicos le pusieron un cuello ortopédico.

Se sospechaba que podría ser una lesión en el cuello. De todos modos, los primeros estudios indicaron que había síntomas relacionadas con la conmoción cerebral. El entrenador Brad Stevens comunicó en la conferencia post-partido que los exámenes mostraban positivos resultados. Además, el ex Charlotte se retiró del hospital de Denver para sumarse en el vuelo de regreso a Masachussetts, junto con los compañeros.

No obstante, habrá que esperar a las pruebas de los días siguientes, las cuales determinarán la lesión y el tiempo de recuperación. Si se confirma que es conmoción cerebral, Walker deberá entrar al protocolo que le demanda partidos sin jugar, y constantes estudios para verificar el progreso de los síntomas.

En cuanto al partido, los Celtics desenvolvieron nuevamente la valentía y el compromiso en el segundo tiempo. Luego de una primera parte favorable para los Nuggets (34-45), la visita emparejó las acciones en el tercer y último cuarto, gracias a un buen papel de Brad Wanamaker en el puesto de Walker. El guardia con paso por la Euroliga complicó a los de Colorado con sus 14 tantos y cuatro asistencias. Asimismo, Jaylen Brown (22 (cuatro triples), cuatro y 10 rebotes) y Jayson Tatum (16 y tres) desplegaron su potencia, velocidad y coraje.

Sin embargo, el dueño de casa conservó el liderazgo en el marcador, por medio de su fortaleza física en la pintura. El elenco de Michael Malone impuso su solidez defensiva, aprovechándolo con 23 puntos tras pérdidas. Nikola Jokic completó un nuevo triple-doble, convirtiendo 18, bajando 16 tableros y entregando 10 pases gol. Paul Millsap lo secundó encestando 14, capturando 10 y bloqueando dos lanzamientos.

 

También, Jamal Murray y Will Barton hicieron daño desde el perímetro, debido a su agilidad y eficacia en los ataques al aro. El base sumó 22 unidades (dos triples), seis rebotes y dos robos, mientras que el alero realizó 15 (tres) y cinco asistencias.

Con este resultado, Denver aumentó su racha a cuatro victorias al hilo y se mantuvo segundo en el Oeste (11-3). Mañana volverá a jugar en casa a las 22 horas, frente a Phoenix. En cambio, Boston (11-4) jugará este lunes el primero de sus dos partidos seguidos en el TD Garden a las 21.30, contra Sacramento.