Golden State mostró un gran juego colectivo y venció a Memphis por 114-95. Pese a su golpe en el codo derecho, Draymond Green fue la figura del encuentro, aunque quedó a un doble de la triple decena.

Mientras continúa en la larga espera por el regreso de sus estrellas, Golden State sumó este martes por la noche su tercer festejo de la temporada. La visita repartió 33 asistencias en 43 tiros de campo anotados para conseguir un cómodo triunfo sobre los Grizzlies, en Memphis, por 114-95.

Luego de un primer cuarto parejo (30-28), el equipo de Steve Kerr quebró la paridad. Lejos de mostrar un juego de egos, la visita movió bien la pelota para buscar buenos lanzamientos y acertarlos. El quinteto integrado por Draymond Green (ocho puntos, 10 rebotes, 11 asistencias y dos tapas), Alec Burks (29-8-2), Glenn Robinson III (20), Eric Paschall (17-5-3) y Marquese Chriss (17) lideró un parcial de 33-16 para ir al descanso con un lapidario 63-46.

Desde entonces, su ventaja no estuvo en riesgo, pese a algunos intentos de los jóvenes Ja Morant (18) y Brandon Clarke (16-4-3), además del veterano Jae Crowder (15-11-4) para brindar un cierre parejo. A pesar de esto, las alarmas sonarían para Golden State en el tercer cuarto ya que, en una acción defensiva, Green chocó con Ky Bowman (3) y se golpeó su codo derecho. El ala-pívot pasó el resto del período en el banco.

Contra todos los pronósticos, el tres veces campeón de la NBA regresó a cancha para jugar el último cuarto y liderar un parcial de 31-23 que liquidó el pleito. El interno tuvo varias chances de anotar un tiro de campo para coronar su buena noche con un triple-doble, pero esto no pudo ser.

Golden State no tendrá descanso ya que volverá a jugar este miércoles por la noche, jornada en la que visitará a los Dallas Mavericks desde las 21:30 (ESPN). Por su parte, Memphis descansará hasta el sábado, cuando tendrá su próximo compromiso, nuevamente como local, ante Los Ángeles Lakers desde las 22hs.