LeBron James sumó 25 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias en la victoria de los Lakers sobre Oklahoma por 112 a 107, de local. El Rey se convirtió en el primero de la historia en completar un triple-doble contra todos los rivales de la liga.

El Staples Center se tomó el encuentro para homenajear un nuevo año a una persona que lleva su nombre en el techo del estadio, pero no fue basquetbolista. A siete días del aniversario del nacimiento, la franquicia abrió la caja de recuerdos del relator Chick Hearn, quien relató 3.338 partidos al conjunto angelino. Su fallecimiento en agosto de 2002 no privó a los fans y dirigentes de seguir recordando compromiso por la carrera.

La fiesta terminó siendo redonda, como consecuencia de un nuevo triunfo del elenco de Frank Vogel. Hubo momentos de descuidos que casi lo pagan caro, pero lo sacaron adelante con buenos pasajes defensivos que frenaran los avances del rival.

Asimismo, su entereza en la lucha rebotera (14 ofensivos y 46 totales) fue clave para aprovechar al máximo las segundas oportunidades (25 puntos en dicho rubro). Kentavious Caldwell-Pope (13 y tres anotaciones) convirtió el triple que sentenció la historia, tras un rebote en ataque por parte de LeBron James.

Otro dato importante tuvo que ver con los contragolpes. Es que el dueño de casa encestó 30 tantos contra 16 del Thunder, el segundo peor equipo en esa estadística (9,1 por juego).

LeBron James hizo posible esos datos con su gran visión del juego y el talento indiscutible. El rey lideró los avances con 25 unidades, 11 tableros y 10 pases gol, además de dos robos. Así, consiguió un nuevo hito individual al convertirse en el primer jugador de la historia en completar un triple-doble contra todos los equipos de la liga.

 

También, Anthony Davis se destacó por su versatilidad y capacidad anotadora. La Ceja ayudó al alero de Ohio con sus 34 tantos (tres conversiones desde el perímetro), siete tableros, cuatro recuperos y dos tapas.

En tanto, no se puede dejar de lado la buena actuación de los dirigidos por Billy Donovan. Si bien no pudieron ganar ningún partido de su estadía en Los Ángeles, el plantel compitió en cada enfrentamiento hasta el final. Dennis Schroder (31 puntos y tres triples) y Danilo Gallinari (25) volvieron a ser las caras de un plantel que está avanzando en su proceso de reconstrucción.

Con la victoria en casa, los Lakers se mantuvieron primeros en el Oeste con un récord de 12-2. Este viernes se volverá a ver las caras con Oklahoma (5-9) a las 22 horas, esta vez en el Chesapeake Energy Arena.