Boston se recuperó de la caída ante Sacramento con un cómodo triunfo sobre Phoenix por 99 a 85, de visitante. Jayson Tatum fue la figura con 26 puntos (tres triples) y 11 rebotes.

Es verdad que los Suns no contaron con Ricky Rubio, debido a espasmos en la espalda. Pero los Celtics lograron una importante victoria para dejar atrás la dramática derrota de la noche anterior, ante los Kings.

El elenco de Brad Stevens estableció la diferencia en el segundo capítulo, por medio de una ráfaga de 31 a 20. Marcus Smart se destacó con 14 de sus 17 unidades (dos de sus tres triples), tres de sus cuatro asistencias y dos robos. No obstante, el escolta se tuvo que retirar del juego en la segunda parte, debido a un esguince en el tobillo derecho. En los próximos días se determinará el tiempo de su recuperación.

En ese momento, Jayson Tatum controló el desarrollo del partido con su explosividad y destreza. El alero se lució con 26 tantos (tres conversiones en tiros externos) y 11 tableros. Por otro lado, Kemba Walker (19 y cinco pases gol) y Brad Wanamaker (10 y cinco) acompañaron en la conducción.

 

De esta manera, Boston se mantuvo primero en el Este con un récord de 11-2. Como los Lakers están haciendo lo suyo en el Oeste (mismo récord), se puede volver a ver un hecho que era un clásico en la década de 1980. También ocurrió en el último tramo del 2000, cuando en un equipo estaban Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen, y en el otro Kobe Bryant y Pau Gasol.

El conjunto de Masachussetts continuará con su gira de visitante este jueves a la medianoche (después del miércoles), en Los Ángeles Clippers. Por otro lado, Phoenix (7-5) volverá a jugar este miércoles en el mismo horario, pero después del martes. El elenco de Monty Williams se verá las caras nuevamente con Sacramento, esta vez en el Golden 1 Center.