Los Bucks vencieron 115-101 a los Bulls en Chicago luego de una gran levantada del local en el último cuarto. Antetokounmpo y Brook López fueron los salvadores de los de Milwaukee.

Todo estaba dado para que Milwaukee tenga una noche tranquila en Chicago. El equipo de Mike Budenholzer había logrado una cómoda ventaja de 14 puntos en la primera mitad y había recuperado una diferencia de ocho unidades (98-90) a falta de 8:11 para el final.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, el elenco de Jim Boylen pasó al frente de la mano de Coby White (13-3-3). El novato primero asistió a Ryan Arcidiacono (12-3-2), mientras que en las siguientes dos acciones ofensivas encajó bombazos para concretar un 9-0 (99-98) que puso en aprietos al último finalista del este.

Pero, en el peor momento, la visita reaccionó a partir de sus veteranos. Giannis Antetokounmpo (33 puntos y 10 rebotes), que llegó a quedar al borde de la expulsión por seis faltas, evitó cometer una nueva infracción, mientras que tomó las riendas del equipo para ser letal en la pintura. Cuando el griego no convirtió, se apoyó en Brook López (19 tantos, 10 rebotes y cinco tapas), que encajó 14 de sus 19 puntos en el último cuarto, y Eric Bledsoe (8-6-5) para lograr un 17-2 que selló el triunfo.

De esta manera, Chicago (4-10) no pudo evitar su tercera caída en fila. El dueño de casa tuvo a Daniel Gafford (21) como máxima figura, pero no pudo complementarlo de la manera ideal para evadir la derrota. El conjunto del estado de Illinois volverá a jugar el miércoles, cuando reciba a Detroit Pistons desde las 22hs.

Por su parte, Milwaukee (10-3) sumó su cuarta victoria en fila y quedó como principal escolta de Boston Celtics (11-2). El elenco dirigido por Budenholzer también jugará el miércoles, pero lo hará en la casa de los Atlanta Hawks a las 21:30.