Cleveland no complementó bien a Tristan Thompson en la pintura y cayó ante los New York Knicks por 123-105 en el Madison Square Garden. El equipo de David Fizdale sumó su cuarto festejo de la campaña.

Los Knicks son los peores del este, pero eso no quiere decir que no pueden competir. Y eso lo supieron los Cavaliers este lunes, cuando se presentaron en el Madison Square Garden sin las presencias de internos de la talla de Kevin Love, Larry Nance Jr y John Henson. El equipo de John Belein no tuvo respuestas al poderío físico del dueño de casa, que se impuso por 123-105 para sumar su cuarto festejo de la campaña.

Esta ventaja fue principalmente aprovechada por Julius Randle. El ala-pívot ex Lakers y Pelicans aprovechó la ventaja sobre Kevin Porter Jr (18-4-2) y fue la figura del encuentro con 30 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias. En tanto, Marcus Morris (23), R.J. Barrett (15) y Damyean Dotson (11) también finalizaron con un doble dígito en el goleo, mientras que Mitchell Robinson obtuvo ocho rebotes a lo largo de la noche, siendo seis de ellos de característica ofensiva.

La desventaja física y las 20 pérdidas atentaron contra las chances de una visita que jamás pudo pasar al frente en el encuentro. New York abrió la noche con un 32-20 en el primer cuarto y desde entonces supo administrar la ventaja para evitar cualquier sobresalto. A partir de la diferencia entre un equipo y otro, Belein rotó más de lo normal y tuvo a otros cinco jugadores con doble dígito. Porter Jr lideró el goleo, mientras que Alfonzo McKinnie y Collin Sexton le siguieron con 14 puntos.

Ambos equipos volverán a jugar este miércoles por la noche, como visitantes. Los Knicks viajarán a Philadelphia para chocar con los Sixers desde las 21hs, mientras que los Cavaliers buscarán la recuperación en Miami, ante el Heat, a las 21:30.