El equipo de Steve Clifford montó un parcial de 34-8 en el último cuarto para aplastar a Memphis Grizzlies por 118-86.

El Magic todavía tiene como cuenta pendiente ganar de visitante (0-4), por lo que era importante volver a casa y ganar el primero de los cinco juegos en esta condición. A diferencia de los otros dos festejos anteriores, el de este viernes por la noche fue de manera abultada: 118-86 a los Memphis Grizzlies.

El juego había tenido una tendencia pareja, pero favorable al dueño de casa, hasta el último cuarto, cuando clavó un parcial de 34-8 para sentenciar la historia. La visita no halló la manera de frenar al montenegrino Nikola Vucevic, que tuvo su mejor noche desde que arrancó la temporada (23 puntos, 16 rebotes, seis asistencias y dos robos), ni a Jonathan Isaac (22 tantos y ocho rebotes), como tampoco encontró el camino al goleo.

El equipo de Taylor Jenkins tuvo a Jonas Valanciunas (15 unidades y nueve rebotes) como su mejor jugador, pero el lituano no pudo anotar en los primeros cuatro minutos de la última docena y ahí fue cuando el entrenador señaló la retirada. Sobre el final, a través de dos triples, Brandon Clarke (13) y Solomon Hill (6) sumaron los únicos puntos de la visita en el tramo.

Orlando volverá a jugar el domingo, cuando reciba a Indiana Pacers desde las 20hs. Por su parte, Memphis no tendrá tiempo para lamentarse ya que este sábado volverá a su hogar para chocar con los Dallas Mavericks a las 22hs.