Houston dominó a Golden State durante gran parte de la noche y se impuso por 129-112 en su hogar. El tridente de Harden-Tucker-Capela acabó con doble-doble.

Golden State parecía listo para dar pelea en el Toyota Center este miércoles por la noche, cuando abrió el juego con una ventaja de seis puntos en los primeros minutos. Sin embargo, una vez que el dueño de casa, Houston Rockets, se pudo acomodar, volvió a demostrar que no tiene un plantel capaz para pelear por el ingreso a los Playoffs si no cuenta con Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y D’Angelo Russell.

El equipo de Mike D’Antoni hizo lo que quiso a lo largo de la noche mientras se rumbeaba hacia un cómodo 129-112. James Harden (36 puntos y 13 asistencias) volvió a ser el líder de un equipo que tuvo una buena presentación de Russell Westbrook (18-8-6) como dobles-dobles de P.J. Tucker (22 tantos y 11 rebotes) y Clint Capela (19 y 16).

El encuentro se quebró en el segundo cuarto, cuando el local montó un parcial de 33-23 para irse a los vestuarios con un favorable 63-52. Desde entonces, forjó el camino hacia una ventaja máxima de 23 puntos en el tercer cuarto, antes de darle descanso a sus mejores jugadores y aproximarle a la visita la chance de achicar la diferencia en el marcador, principalmente a través de Alec Burks (28-8-3).

Houston (5-3) volverá al ruedo el próximo sábado, cuando enfrente a Chicago (3-6) desde las 22hs. Por su parte, Golden State (2-6) tendrá un día menos de descanso y chocará con los Timberwolves (4-3), en Minnesota, el viernes a las 22hs.