Los Pelicans no pudieron hacer valer los 40 puntos del ex Lakers y cayeron por 135-125 ante los Nets.

New Orleans está atravesando un inicio de temporada alejado de lo deseado. Contra todos los pronósticos, el equipo de Alvin Gentry no pudo ser tan competitivo como esperaba en el oeste y esto volvió a quedar demostrado este lunes, cuando cayó por 135-125 en Brooklyn.

La visita contó con un rendimiento notable de Brandon Ingram (40 punto, cinco rebotes y cinco asistencias) que le permitió emparejar un juego el cual llegó a perder por 20 puntos en el tercer cuarto. Sin embargo, la ausencia de un buen sistema, tanto ofensivo como defensivo, terminó dejándolo sin chance de sumar su segundo festejo de la temporada.

Brooklyn debió sufrir hasta el último minuto producto del rendimiento del ex Lakers, pero acabo imponiéndose con un juego en torno a Kyrie Irving (39 puntos, nueve asistencias, cuatro rebotes y tres robos). El equipo de Kenny Atkinson volvió a mostrarse muy dependiente del armador, aunque esta vez también encontró buenos rendimientos por parte de Caris LeVett (23-7-5), Jarrett Allen (18 tantos y 10 rebotes), Taurean Prince (12 y 11), Joe Harris (19) y Garrett Temple (13).

Ambos equipos tendrán descanso hasta el viernes. Los Pelicans volverán a casa para recibir a los Toronto Raptors desde las 22hs, mientras que los de Brooklyn viajarán a Portland para medirse con los Blazers, a las 00hs del sábado.