El equipo de Luke Walton aplastó al dueño de casa por 113-92 y cerró la semana con dos festejos en fila.

Sacramento llegó al mes de noviembre con cinco derrotas consecutivas, pero desde entonces sumó dos festejos para empezar a alejar esa mala racha que lo tenía a mal traer. Tras vencer a Utah (102-101) en la jornada del viernes, el equipo de Luke Walton dominó a los Knicks en Nueva York y se impuso 113-92 este domingo.

La visita tardó unos minutos para pisar el acelerador, pero, una vez que lo hizo, fue a fondo. El conjunto californiano abrió la noche con un parcial de 32-23 que se transformó en una ventaja máxima de 32 puntos en el tercer cuarto, antes que el dueño de casa maquille un poco el resultado gracias al par de Marcus Morris (28) y R.J. Barrett (22). A pesar de esto último, el público local pidió por el despido de David Fizdale (Fire Fizdale), quien calificó la actuación de su equipo como “inaceptable”. 

El equipo vestido de violeta logró imponerse a partir de la conducción de De’Aaron Fox (24 puntos, seis asistencias y dos rebotes). Además, cerró la noche con sus cinco titulares en doble dígito: Buddy Hield finalizó con 22; Harrison Barnes acabó con 19; Richaun Holmes firmó un doble-doble con 14 tantos y 10 rebotes; y Nemanja Bjelica bordeó la triple decena con 10 unidades, ocho rebotes y seis asistencias.

Sacramento tendrá una tercera semana con dos juegos complicados, ambos como visitante: el miércoles irá a Toronto (21:30), y el viernes chocará con Atlanta (21:30). Por su parte, la escuadra neoyorquina jugará en Detroit (miércoles a las 21hs) y en Dallas (viernes a las 22hs), antes de volver a casa para recibir a Cleveland, el domingo a las 21:30.