Los dirigidos por Gregg Popovich vencieron 127-110 a los Warriors, en su primera noche sin Curry, y sumaron su cuarto triunfo de la temporada para mantenerse como líderes del oeste. El domingo chocarán con los otros punteros, los Lakers.

Jugar un back-to-back nunca es fácil, mucho menos cuando ambos partidos son fuera de casa. Sin embargo, San Antonio logró sacar rédito de su mini-gira: dejó buenas sensaciones en la caída del jueves ante los Clippers en Los Ángeles, y este viernes por la noche superó a Golden State, en San Francisco, por 127-110.

El equipo de Steve Kerr afrontó la primera de las varias noches sin Stephen Curry (baja por tres meses por la fractura de su muñeca izquierda), y aguantó hasta donde pudo gracias a un inspirado D’Angelo Russell (30 puntos y ocho asistencias). El ex Brooklyn se vio obligado a tomar las riendas de la ofensiva y hasta llegó a mandar el juego al descanso con una paridad en 55.

Sin embargo, el local cedió ante el goleo constante de su rival. Un inspirado Patty Mills (31 puntos -6/9 en triples-) comandó la ofensiva de la visita, que desplegó un juego más físico en los tableros (51-39) para tener muchas más chances de anotar que su contrincante. También fue importante el aporte del tridente integrado por Rudy Gay (16 unidades y seis rebotes), LaMarcus Aldridge (22) y DeMar DeRozan (13 tantos y 11 rebotes), que lideró el parcial de 71-55 en la segunda mitad que posibilitó el triunfo.

De esta manera, San Antinio cerró la acción del viernes como uno de los dos equipos con una marca de 4-1 en el oeste, siendo Los Ángeles Lakers, su próximo rival, el otro líder. El juego entre texanos y californianos será el domingo por la noche, más precisamente desde las 21:30.

Por su parte, Golden State, que llegaba a la campaña como protagonista de las últimas cinco finales de la liga, está último en la conferencia con una marca de 1-4. El equipo de Kerr no tendrá descanso ya que este sábado por la noche (21:30) recibirá a los Charlotte Hornets.

Anuncios