Los Celtics llegaron a perder por 19 puntos en el primer cuarto, pero fueron superiores a los Bucks en la segunda mitad y vencieron por 116-105.

Nadie esperaba que los Celtics le ganen a los Bucks después de caer por 19 puntos en la primera mitad y cerrarla 16 tantos por detrás (58-42). Sin embargo, los dirigidos por Brad Stevens lo que seguramente acabe siendo una de sus mejores victorias de las temporadas al imponerse por 116-105 en el TD Garden y llegar a una marca de 3-1.

Al igual que en la caída en tiempo suplementario ante Miami, Milwaukee parecía imparable en la primera mitad. El equipo de Mike Budenholzer aprovechó las ausencias de Jaylen Brown (enfermedad) y Enes Kanter (lesión) para hacer valer su físico en los primeros 24 minutos. La inclusión de Marcus Smart (19-4-6) en el quinteto inicial fue un punto débil para el local, ya que Giannis Antetokounmpo (22-14-5) ejerció el rol de conductor y sacó ventaja de su enorme superioridad física. El griego guió a la visita a encajar nueve de sus 14 aciertos externos en la primera mitad, lo que posibilitó la ventaja de 58-42 al momento de ir a los vestuarios.

Sin embargo, Milwaukee se encontró con una mejora inesperada por parte de su rival en defensa y con un Kemba Walker (32 puntos, seis rebotes y seis asistencias) letal. Semi Ojeleye (3) saltó al parquet con la intención de frenar al griego, meterse en la cabeza del rival y desbaratar a una ofensiva que registró un 5/23 desde lejos en la segunda mitad.

A partir de estos fallos, junto a los aportes goleadores del ex Charlotte, Jayson Tatum (25) y Gordon Hayward (21-10-7), Boston llegó a montar un parcial de 26-7 sobre el final del tercer cuarto, a lo que le sumó un 11-4 al comienzo del último período para escaparse a once (91-80). Desde entonces, Milwaukee intentó reaccionar de la mano de Khris Middleton (26), pero al alero le faltaron secuaces, ya que Antetokounmpo entró en un lapso para el olvido en ambos lados de la cancha, y al resto del equipo le faltó comodidad para ejecutar sus lanzamientos.

De esta manera, Boston sumó su tercer festejo en cuatro presentaciones y buscará seguir por la senda triunfal el próximo viernes, cuando visite a los Knicks en Nueva York (20:30). Por su parte, Milwaukee tendrá descanso hasta el sábado, jornada en la que enfrentará por primera vez a los Raptors, en Toronto, después de las últimas finales de conferencia (21:00).