Phoenix venció a Golden State por 121-110 y le propinó su tercera derrota de la temporada. Stephen Curry se fracturó la muñeca izquierda.

Golden State está viviendo una pesadilla en el inicio de esta temporada. A pesar del aliciente del lunes, cuando venció a New Orleans, el equipo de Steve Kerr sigue sin levantar cabeza y este miércoles lo volvió a sentir, cuando cayó por 121-110 ante los Phoenix Suns.

El equipo relocalizado en San Francisco tuvo un arranque para el olvido, en el que cedió un parcial de 43-14. El conjunto de Monty Williams lo sentenció rápido, con un letal Devin Booker (31-4-5) y un aporte notable inesperado de Aron Baynes (24-13-7). A partir de este par, sumado a Dario Saric (16-9-5), Ricky Rubio (14-3-7) y Kelly Oubre Jr (11), el visitante llegó a gozar de una ventaja de 34 tantos en el primer cuarto y se fue al descanso con un notable 72-46.

Como si todo esto fuese poco, Kerr recibiría otro dolor de cabeza. Una horrible caída en el tercer cuarto le propinó una fractura de muñeca izquierda a Stephen Curry (9-5-6). A la espera de una resonancia magnética para determinar el tiempo de recuperación, se intuye que el base podría perderse al menos dos semanas de actividad, lo cual sería otra baja a sumar a las de Klay Thompson y Kevon Looney.

A pesar del aporte de D’Angelo Russell (15-6-6), el cinco veces finalista de la NBA montó un parcial de 43-26 en el último cuarto sólo para maquillar el resultado. De esta manera, no evitó su tercera caída en cuatro presentaciones.

Los Warriors afrontarán un back-to-back el fin de semana, cuando enfrenten a los Spurs (viernes a las 23:30) y a los Hornets (sábado a las 21:30), sin Curry. Por su parte, los Suns (3-2) intentarán seguir por la senda triunfal el sábado, jornada en la que se medirán con los Memphis Grizzlies (21hs).

Anuncios