Los Rockets vencieron 159-158 a los Wizards en el noveno juego con máxima anotación en la historia de la NBA. James Harden y Russell Westbrook fueron las figuras del equipo de Mike D’Antoni.

Si tanto los Houston Rockets como los Washington Wizards se hubiesen puesto las camisetas del Juego de las Estrellas, nadie hubiese notado la diferencia en la capital estadounidense. Ambas defensas fueron inexistentes en un juego que acabó con un 159-158, el noveno con más puntos (317) en la historia de la liga.

En lo que se refiere a marcas, Houston tuvo el número máximo de puntos en una victoria de la franquicia, mientras que el local sumó la mayor cantidad de unidades en una derrota suya. Además, el partido mostró un combinado de 153 puntos en la primera mitad, la mayor marca en lo que va de la campaña actual.

El juego fue un concurso de tiros, en el cual Bradley Beal (46), Rui Hachimura (23), Davis Bertans (21), Isaiah Thomas (17 tantos y 10 asistencias), Thomas Bryant (13 unidades y 12 rebotes) y Moritz Wagner (12) se destacaron en un lado, mientras que James Harden (59-3-9), Russell Westbrook (17-10-12), Clint Capela (21 y 12), Danuel House Jr (16), Eric Gordon (15) y Austin Rivers (11) hicieron lo suyo en el otro.

El encuentro no llegó a tener una ventaja mayor a 12 puntos, la cual ostentó Houston, y llegó a los últimos siete segundos con paridad en el marcador (158-158). Allí fue cuando el árbitro Scott pitó una falta de Bonga sobre Harden a 2,4 del cierre, que liquidó el pleito. La Barba acertó su primer tiro libre y, como Washington no tenía un tiempo muerto disponible, falló el segundo a propósito para evitar que el rival tenga chances de arrebatarle el triunfo.

Los Rockets volverán a jugar el viernes por la noche, cuando viajen a Brooklyn para medirse con los Nets desde las 20hs. Por su parte, los Wizards chocarán con los Minnesota Timberwolves en su próximo encuentro, el sábado a las 21hs.

Anuncios