Los Cavaliers vencieron 117-111 a los Bulls y sumaron su segundo triunfo en el Rocket Mortgage Fieldhouse. Love y Thompson acabaron con dobles-dobles.

Los Cleveland Cavaliers proyectaron un año de transición antes de iniciar la temporada 2019-20, pero terminaron el segundo miércoles de la fase regular como el octavo mejor equipo del este y como uno de los seis invictos de la región en partidos como locales (2-0).

Esto lo lograron al remontar y vencer a los Bulls por 117-111. Los dueños de casa llegaron a caer por 10 puntos en la primera mitad, pero remontaron a base de un notable juego ofensivo liderado por el tandem Kevin Love (17 puntos, 20 rebotes y seis asistencias) y Tristan Thompson (23 tantos, 10 rebotes y cinco tapas).

El juego se emparejó a falta de 5:29 en el tercer cuarto, cuando Cedi Osman (12-4-3) encajó el triple que igualó el juego en 69. Desde entonces, se dio un trajín en el cual Chicago intentó a aguantar de la mano de Lauri Markkanen (16 tantos y ocho rebotes) y Wendell Carter Jr (15 y 8), pero no pudo con un local que tuvo a Collin Sexton (18) como acompañante para los veteranos. Cleveland montó un parcial de 37-29 en el último cuarto que posibilitó su segundo festejo en cuatro presentaciones en la temporada.

El equipo de John Belein volverá a jugar el viernes por la noche, cuando buscará acabar con su sequía de visitante ante los Pacers, en Indiana, desde las 20hs. Por su parte, el conjunto de Jim Boylen (1-3) buscará la recuperación en casa ante los Detroit Pistons, a las 21hs.

Anuncios