Philadelphia derrotó de manera contundente a Minnesota por 117 a 95, de local. Joel Embiid y Karl-Anthony Towns se pelearon en el tercer cuarto, y fueron expulsados del partido.

Quedaban 6m42s para el cierre del tercer período. Karl-Anthony Towns intentaba ganarle la posición a Joel Embiid, cuando atacaban los Timberwolves. Los Sixers recuperaron el balón, pero ambos internos quedaron forcejeándose hasta el momento de la pelea.

Una serie de agarrones, puños al aire y la llegada de los ocho restantes en cancha para separar, derivó en la expulsión de los dos protagonistas del tumulto. Cuando el pivote camerunés se retiraba de la cancha, en medio de la ovación de todo el público, la madre del jugador adversario se acercó al túnel y se desquitó con el referente del local.

 

De todos modos, no se puede olvidar el clave aporte de Embiid en la primera mitad. La estrella del conjunto de Pensilvania se encargó de que su equipo sacara una contundente ventaja de 62 a 43 en el primer tiempo. Sus números finales fueron 19 puntos y cinco rebotes.

Asimismo, Ben Simmons lideró la ofensiva del elenco de Brett Brown en la segunda parte, con el fin de sostener el cómodo resultado. El base australiano terminó con 16 tantos, siete asistencias y dos bloqueos. Al Horford colaboró con 12 y 16 tableros.

Con este resultado, Philadelphia le provocó la primera derrota de la temporada a Minnesota y ganó en sus primeros cuatro compromisos. Este sábado visitará a Portland a las 23 horas. A las 21 del mismo día, los Wolves (3-1) se medirán con Washington en la capital de Estados Unidos.