El escolta de 24 años promedió 22,3 puntos por partido entre los primeros tres juegos del Heat y es el máximo anotador de la franquicia.

Un nombre que pocos conocían hasta el inicio de esta temporada era el de Kendrick Nunn. El escolta, que cumplió 24 años el pasado 3 de agosto (1995), sorprendió a todos con un grandísimo nivel entre sus primeros tres juegos en el Miami Heat. El perimetral mantiene destacados números de 22,3 puntos, 3,3 rebotes, 3,3 asistencias y 2,0 robos, posicionándose como el mejor novato de la primera semana.

Sin embargo, su historia es diferente a la de otros rookies. El escolta fue compañero de Jabari Parker (actual jugador de los Atlanta Hawks) en la secundaria de Simeon High School, ubicada en Chicago, donde retiraron su camiseta (20), al igual que la de su ex compañero (22). Así, cuelga en el techo de una cancha en donde también fue protagonista Derrick Rose, entre otras estrellas que luego jugaron en la NBA.

Durante su paso por el básquetbol secundario, representó a Estados Unidos tanto en el FIBA Americas U16 de México 2011, como en el Mundial U17 de Lituania 2012, consiguiendo medallas doradas en ambos certámenes.

Más allá de haber coqueteado con jugar en la NCAA para Texas A&M, optó por sumarse a la Universidad Estatal de Illinois. A diferencia de Parker, que sólo disputó su temporada freshman, le tomó más tiempo crecer y desarrollarse, por lo que pasó tres años allí, registrando un promedio de 15,5 puntos, 5,0 rebotes, 1,7 asistencias y 1,5 robos en el último de estos.

Violencia doméstica

Foto: WCIA.

Cuando iba a disputar el cuarto y último año de su carrera universitaria, protagonizó un momento oscuro. El 24 de mayo del 2016 debió acudir a un juzgado por ser acusado de violencia doméstica. Su ex pareja señaló que, en una discusión, el jugador la golpeó en la cabeza, la tiró al piso y le tiró agua. La defensa del jugador fue que la discusión existió, que arrojó el agua, pero que nunca la golpeó.

Luego de varias sesiones, un juzgado de Chicago llegó a un acuerdo entre las dos partes: la víctima recibió un resarcimiento económico y una carta pidiendo disculpas por lo sucedido; en tanto, el victimario fue sancionado a realizar tratamiento psiquiátrico y 100 horas de servicio comunitario.

Volver a empezar en Oakland

Foto: The Oakland Post.

El suceso ilícito cambió drásticamente la vida de Nunn. El jugador fue transferido de la Universidad de Illinois a la de Oakland, con la cual no pudo disputar la temporada 2016-17 producto de su condena. A pesar de esto, el jugador aprovechó el tiempo para mejorar tanto su conducta como su juego.

El volvería al básquetbol universitario en la temporada 2017-18, siendo el segundo máximo anotador del certamen con 25,9 puntos, siendo únicamente superado por Trae Young. Además, fue electo como el mejor jugador de la Horizon League, conferencia confirmada por aquellos equipos localizados en el centro y noreste de Estados Unidos (Indiana, Cleveland, Detroit, Milwaukee, Kentucky, Michigan y Chicago, entre otros).

De esta manera, Nunn se declaró elegible para el Draft 2018, pero su pasado le jugó en contra. El jugador no fue electo en el proceso, aunque fue fichado por los Golden State Warriors para jugar con el equipo de la G-League (Santa Cruz Warriors).

Como era de esperarse, el oriundo de Chicago demostró su potencial, a pesar de contar con chances limitadas. El escolta promedió 19,3 puntos en 29 minutos por encuentro, siendo el 21° mejor en el rubro, y el único no titular de su equipo en el Top 25. Además, acompañó su goleo con 3,8 puntos, 2,8 asistencias y 1,5 robos por encuentro.

Su llegada a Miami

Foto: Oakland University Athletics.

Al finalizar la fase regular (los Warriors acabaron primeros), el Miami Heat sedujo a Nunn y lo firmó para su primer equipo. Como el Heat no accedió a la postemporada pasada, el escolta quedó como integrante provisorio y debió ganarse un lugar en la franquicia durante el último verano, donde volvió a dar que hablar.

Mientras todas las miradas estaban posadas en la otra gran joya del Heat, Tyler Herro, el perimetral fue el gran líder del equipo en la obtención del California Classic, siendo el máximo anotador del certamen con 24,0 puntos por partido. En tanto, también se destacó como asistidor en la Liga de Verano de Las Vegas, con un promedio de 6,3 pases-gol por partido, el tercero mejor en el rubro por detrás de Bruce Brown (8,0) y Chris Chiozza (6,4).

A pesar de esto, la confirmación de su lugar en el plantel profesional de la franquicia recién se dio en la pretemporada. Nunn promedió 13,8 puntos por encuentro, con notables porcentajes de 51,9% en lanzamientos de campo y 47,8% a la hora de los intentos de tres puntos.

El gran comienzo

Foto: WPTV.

Como si toda esta combinación de pruebas hubiese sido poca, Nunn contó con otro punto favorable para mostrarse en el inicio de la temporada. Como Jimmy Butler fue papá, todavía no pudo hacer su debut (lo hará este martes a las 20:30 ante los Atlanta Hawks) y Erik Spoelstra debió modificar la rotación del Heat para los primeros tres encuentros.

Nunn ocupó el lugar de la nueva estrella en el quinteto inicial y registró su mejor encuentro en la derrota dominical ante Minnesota. El escolta acabó con 25 puntos (5/9 en triples), cuatro rebotes, dos asistencias y dos robos.

El futuro inmediato indica que Butler volverá a ser parte del quinteto inicial, por lo que Nunn ocupará el lugar de anotador principal de la segunda línea. Después de cometer un grave error, la vida le dio una segunda oportunidad y el jugador la está aprovechando.