Los dirigidos por Gregg Popovich llegaron a caer por 17 puntos, pero acabaron venciendo a los Blazers por 113-110. Damian Lillard estuvo a muy poquito de empatar el juego en la última acción.

A esta versión 2019-2020 de los San Antonio Spurs le está faltando constancia, más allá que por ahora la tienen desde los resultados y son uno de los pocos invictos de la liga con una marca de 3-0. Esa falta de regularidad se hizo todavía más notoria en el juego de este lunes por la noche, cuando el equipo de Popovich superó a Portland por 113-110.

El primer cuarto fue sencillamente malo por parte del local. El dueño de casa estuvo lento en las transiciones defensivas y le dio a la visita la chance de escaparse a 19 puntos, a través de la efectividad de C.J. McCollum (27 puntos, tres rebotes y cinco asistencias) y la conducción de Damian Lillard (28 tantos, nueve rebotes y siete asistencias). Una leve reacción sobre el final del período achicó el margen a un 33-19.

Desde entonces, el nivel defensivo del local fue distinto. Liderado por el tándem perimetral de Dejounte Murray (7-7-8) y Derrick White (21-5-3), San Antonio frenó a las grandes figuras rivales, lo que le permitió tener un juego mucho más fluido en ataque. DeMar DeRozan (27) fue el que más castigó en las contras, mientras que Patty Mills (12) y Bryn Forbes (14) encajaron tres y dos triples respectivamente. A partir de esta mejora general, llegó a gozar de una ventaja de 19 puntos e ingresó al último parcial con un favorable (82-71).

Rápidamente, el local tomó una diferencia de 15 puntos, que parecía indicar que el cierre iba a ser tranquilo, pero eso no sucedió. Lillard empezó a relucir su calibre de MVP y anotó los últimos 18 de los 37 puntos de la visita en el parcial. Una bandeja a 40 segundos del final achicó el margen a sólo tres puntos (113-110).

Luego de un doble fallado por DeRozan, tanto Lillard como Tolliver lanzaron para empatar, aunque no pudieron concretar sus oportunidades. Ahogado por el reloj, Portland se vio obligado a cortar con falta, pero el ex escolta de los Toronto Raptors falló sus dos chances de sentenciarlo, dándole una chance más al equipo de Stotts. Esa oportunidad fue para Lillard y sucedió esto:

Los Spurs expondrán su invicto el próximo jueves, cuando visiten a Los Ángeles Clippers desde las 23:30. Por su parte, los Blazers buscarán la recuperación el miércoles, en la casa del Oklahoma City Thunder (21hs).