En un juego de equipos en back-to-back, el Jazz venció a los Kings por 113-81. El local acertó 18 triples para desorientar a un rival que no pudo lidiar con su fatiga.

Jugar partidos en noches consecutivas (back-to-back en inglés) nunca es fácil, y menos cuando la temporada recién comienza y los equipos no están en ritmo. Esto volvió a quedar demostrado este sábado por la noche, cuando Sacramento, luego de caer ante Portland en la jornada del viernes, tuvo que visitar al Utah Jazz (113-81).

A pesar de la rotación alargada de Luke Walton, la visita nunca se encontró con su juego. El equipo vestido de violeta y gris registró un bajísimo 37,2% de campo, siendo Dewayne Dedmon su máximo anotador con 11 puntos en 28 minutos. Además, el pívot registró siete de las 17 pérdidas de la visita en la noche.

Del otro lado de la cancha estuvo un dueño de casa que también venía de jugar el viernes, ante los Lakers en Los Ángeles, pero que se mostró mucho más efectivo a la hora del lanzamiento externo, lo que también afectó en la mentalidad de su rival. A partir del juego exterior (18/37 en triples), y de un letal Bojan Bogdanovic (26 -5/9 en triples-), abrió el juego con un parcial de 35-25, extendió su ventaja a un 66-41 al descanso y hasta llegó a gozar de una distancia máxima de 37 unidades en la última docena de minutos.

Ambos equipos tendrán descanso en la jornada del domingo y volverán a jugar el lunes, a las 23hs. Sacramento volverá a su hogar para recibir a los Denver Nuggets, mientras que Utah viajará a Phoenix para chocar con los Suns.