Chicago se impuso en la casa de los Memphis Grizzlies por 110-102 y sumó su primer triunfo de la temporada.

Los Bulls debieron sudar la gota gorda para sumar su primera alegría de la campaña. Los dirigidos por Jim Boylen llegaron a estar 14 puntos por detrás ante los Grizzlies en Memphis, pero acabaron remontando en el último cuarto para conseguir la victoria por 110-102.

El juego parecía que se iba a decantar para el local producto del trabajo de sus internos, Jaren Jackson Jr (23 puntos y 11 rebotes) y Jonas Valanciunas (10 tantos y 13 rebotes), pero un bombazo de Coby White (25-6-2) estalló a 3:54 del final para darle la primera ventaja al visitante (95-94).

Desde entonces, el juego tuvo un dueño: Zach LaVine (37-6-4). El escolta lideró un parcial de 12-1 en los últimos dos minutos para acabar siendo la figura de la noche y la principal razón del festejo de Chicago en el Fedex Forum.

A pesar de la alegría, los Bulls no podrán relajarse ya que este sábado por la noche volverán a Chicago para recibir a los Toronto Raptors desde las 21hs. Por su parte, los Grizzlies se mantendrán en su hogar y buscarán la revancha el domingo, cuando reciban a los Brooklyn Nets a las 19hs.