El Jazz tuvo que trabajar más de lo esperado, pero acabó venciendo al Thunder por 100-95. Donovan Mitchell fue la razón principal del festejo local.

Utah y Oklahoma se cruzaron este miércoles por la noche que tuvo un tono muy alejado al del inicio de una temporada. Los equipos protagonizaron un encuentro muy atractivo, similar al de un juego clasificatorio a los Playoffs, en el cual los locales fueron un poquito más que sus rivales y se impusieron por 100-95.

El Jazz llegó a gozar de una ventaja máxima de 18 puntos en el inicio del encuentro, pero el Thunder arremetió de la mano de los lanzamientos externos de su tandem perimetral, integrado por Chris Paul (22 puntos -4/7 en triples-, ocho rebotes y tres asistencias) y Shai Gilgeous-Alexander (26 -3/7 desde lejos-).

A partir de esta levantada, el equipo de Billy Donovan se llegó a escapar por ocho unidades en el tercer cuarto y puso contra las cuerdas a Utah, que tuvo muy inefectivos a Michael Conley (5) y Rudy Gobert (7 tantos y 14 rebotes).

Sin embargo, en el peor momento emergió Donovan Mitchell (32 puntos y 12 rebotes -cinco ofensivos-) para darle la victoria al local. El entrenador de Oklahoma intentó contenerlo a través de los marcajes de Ferguson, Schröder y Gilgeous-Alexander, pero ninguno tuvo respuesta ante el nivel altísimo de la gran figura del Draft 2017.

De esta manera, el rendimiento del Jazz dejó muchísima tela para cortar, pero la franquicia sumó rápidamente su primer triunfo de la temporada. El elenco dirigido por Quin Snyder volverá a jugar el viernes por la noche, cuando visite a Los Ángeles Lakers desde las 23:30 (ESPN). Por su parte, el Thunder no pudo cosechar en tierra ajena y lo buscará hacer en casa, donde recibirá a los Washington Wizards, el viernes a las 21hs.