Los Sixers fueron más físicos y efectivos que los Celtics para imponerse por 107-93 en su primera presentación. Ben Simmons bordeó el triple-doble.

Philadelphia es uno de los equipos más físicos de la liga y lo ratificó en su primera presentación de la temporada. El equipo de Brett Brown hizo valer su gran altura para vencer a Boston por 107-93.

El dueño de casa supo ejercer una gran defensa sobre las principales piezas ofensivas del rival, Kemba Walker (12) y Jayson Tatum (21 tantos y 10 rebotes), llevándolos a combinar un 12/40 de campo. En tanto, dominó los tableros (62-41) para tener muchas más chances en ataque y aprovecharlas a través del tridente integrado por Ben Simmons (24 puntos, nueve asistencias y ocho rebotes), Joel Embiid (15 tantos y 13 rebotes) y Tobías Harris (15-15).

El conjunto Sixer fue de menor a mayor y llegó a gozar de una ventaja máxima de 17 puntos en el meridiano del último cuarto. Su mayor ‘debe’ estuvo en el lanzamiento externo, rubro en el que anotó tan sólo siete de sus 29 intentos (24,1% de efectividad), aunque el rival tampoco estuvo efectivo (7/26).

Philly volverá a jugar el sábado por la noche, cuando visite a los Detroit Pistons desde las 20hs (televisado por NBA TV). Por su parte, Boston buscará la recuperación el próximo viernes, cuando reciba a los Toronto Raptors a las 20hs (NBA TV).