Los Hornets encajaron 23 triples, una nueva marca máxima de franquicia, para vencer a los Bulls por 126-125 en su primera presentación en la temporada 2019-20. El novato P.J. Washington la rompió y fue la gran figura del partido.

La mayoría de los expertos apuesta a que Charlotte acabará siendo el peor equipo de la liga, y probablemente esto se cumpla. Sin embargo, el equipo de James Borrego tuvo un debut soñado al vencer en casa a los Chicago Bulls por 126-125.

El local se mostró muy endeble en defensa (cedió 78 puntos en la pintura), pero tuvo una presentación ofensiva histórica, ya que capitalizó 23 triples en 44 intentos para establecer un nuevo récord de franquicia.

La gran sorpresa de la noche la dio el novato P.J. Washington (27 puntos). El alero abrió su paso por la NBA no sólo con la segunda máxima marca de anotación de un debutante, sino también con siete triples en once intentos, estableciendo así un nuevo récord para cualquier jugador que inicia su camino en la liga.

A él se le sumaron las grandes performances de Devonte Graham (23 tantos -6/7 en triples-, ocho asistencias y cuatro rebotes) y Marvin Williams (17 unidades -5/7 en triples-), mientras que Dwayne Bacon (22-5-3) acertó el tiro que ayudó a quebrar la marca.

A Chicago no le alcanzó a pesar de las buenas presentaciones de Lauri Markkanen (35 unidades y 17 rebotes) y Coby White (17-3-7).