El equipo de Óregon se vio obligado a cambiar las piezas de su rotación, pero generó un gran espacio salarial a futuro. ¿Puede meterse en la élite del oeste con sus piezas nuevas?

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Damian Lillard C.J. McCollum Rodney Hood Zach Collins Jusuf Nurkic
Anfernee Simmons Kent Bazemore Nassir Little Pau Gasol Hassan Whiteside
Gary Trent Jr Mario Hezonja Anthony Tolliver Skal Labissiere
Jaylen Hoard (Dual) Moses Brown (Dual)

Después de 19 años, los Blazers pudieron volver a decir presente en las finales de conferencia del oeste en la temporada 2018-19. A pesar de la baja sensible de Jusuf Nurkic (fractura expuesta de tibia y peroné en su pierna izquierda) a comienzos de febrero, los de Oregon terminaron terceros en la fase regular (53-29), superaron al Thunder en la primera ronda con un tiro ganador épico de Lillard y vencieron a los Nuggets (4-3) en una semifinal para el infarto -que incluyó un histórico tercer juego, ganado en un cuarto tiempo suplementario-, antes de ser borrados por los Golden State Warriors (0-4).

Así, la vara quedó alta para una temporada 2019-20 en la que Portland presentará una realidad similar, aunque no idéntica. La franquicia movió varios contratos durante la agencia libre en pos de generar una reinversión salarial. En su movimiento más destacado, fichó a Hassan Whiteside a través del movimiento a cuatro bandas que generó el desembarco de Jimmy Butler en el Miami Heat. Para fichar al pívot, debió enviar a Maurice Harkless a Los Ángeles Clippers, mientras que también tuvo que traspasar a Meyers Leonard a la organización de Florida. Así, registró la llegada de un pívot que será titular durante el tiempo restante de la recuperación del bosnio Nurkic, mientras que Zach Collins partirá como el ala-pívot del quinteto inicial.

Además, no pudo retener prácticamente a jugador de la rotación, ya que Seth Curry (Dallas Mavericks), Al-Farouq Aminu (Orlando Magic) y Jake Layman (Minnesota Timberwolves) dijeron adiós, mientras que la organización dejó ir a Evan Turner a los Atlanta Hawks para el desembarco de Kent Bazemore. Turner venía de ser el base suplente principal a pesar de ser alero, por lo que su salida obligará un mayor rendimiento al juvenil Anfernee Simmons.

Por el otro lado, para saldar las grandes bajas, la gerencia retuvo a Rodney Hood (11.7 millones de dólares en dos años); firmó a Anthony Tolliver (2.5 millones en la 19-20), Mario Hezonja (3.6 en dos años) y Pau Gasol (2.5 millones), mientras que también se hizo con los servicios del prometedor Nassir Little, alero que fue electo con la 25° posición del Draft 2019.

De esta manera, Portland redistribuyó aquellos contratos sobrepagos firmados en 2016 (a pesar de quedar con el plantel más caro de la temporada -141 millones-), quedando así con 101 millones invertidos en 13 jugadores para la temporada 2020-21. En lo inmediato, hizo un recambio de jugadores que no cuenta con mayor talento que el plantel anterior, aunque tiene varias piezas interesantes para armar un equipo para pelear en el durísimo oeste.

La renovación del perímetro, la mejor noticia del verano

Foto: Yahoo News.

Uno de los máximos aciertos que tuvo la gerencia de los Blazers fue la de asegurar el futuro de Damian Lillard y C.J. McCollum. La franquicia le ofreció el máximo al base (196 millones de dólares en cinco años), mientras que al escolta le dio un nuevo vínculo, aunque por tres años (100 millones de dólares). Así, llegará a la esperada agencia libre del 2021 con la tranquilidad de tener a dos estrellas en el plantel y seducirá a las estrellas de unirse a un equipo que podrá formarse para campeonar.

La temporada 2019-20 será la octava de Lillard en la liga, todas ellas junto a la franquicia. El armador llega a la misma tras tener un rendimiento estelar, aunque similar a la de la campaña anterior, promediando 25,8 puntos, 6,9 asistencias (récord en la carrera), 4,6 rebotes y 1,1 robos.

Por su parte, McCollum alcanzará su séptimo año como jugador de los Blazers, aunque este buscará tener una mayor efectividad a la hora de afrontar los Playoffs. El escolta viene de bajar de un 51% a un 44% de efectividad a la hora de los lanzamientos de campo, mientras que cayó de un 42% a un 39% en efectividad externa, sin registrar una mejora en el goleo (25,3 en 2017-18; 24,9 en 2018-19).

Nassir Little, la nueva apuesta de los Blazers

Foto: Trail Blazers.

Al igual que en las temporadas pasadas, Portland le dará lugar al crecimiento de sus jóvenes. Zach Collins, a sus 21 años, iniciará como parte del quinteto inicial; Anfernee Simmons se plantará como el segundo base de la rotación, mientas que Gary Trent Jr y el recientemente electo Nassir Little estarán en la consideración de Terry Stotts.

El fichaje de Little con el 25° puesto fue considerado uno de los robos del Draft 2019, algo así como lo que había sucedido con Kyle Kuzma (28° en el 2018). El alero arribó tras pasar el último año en la Universidad de Carolina del Norte, donde promedió números poco llamativos para el nivel NBA (9,8 puntos, 4,5 asistencias, 0,5 robos y 0,5 tapas en 18 minutos por juego).

Sin embargo, a diferencia de Kuzma, el oriundo de Pensacola, Florida, se destaca por ser un defensor capaz de generar un impacto en ambos lados de la cancha. Si bien no es un alero alto (2,01 mts), su envergadura (2,18 mts) lo ayuda a poder marcar a cualquier jugador en la cancha, inclusive a ala-pivotes y pivotes. Como si esto fuese poco, suele anotar el 50% de sus lanzamientos de campo, siendo capaz de sumar 20 puntos y siete rebotes en 17 minutos, tal y como hizo ante Iowa State en su único año universitario.

Tras un año en el que Portland fue el tercer mejor equipo ofensivo de la liga, la franquicia necesitaba un defensor élite. Si bien Little no debe ser presionado de entrada, la salida de Aminu y la necesidad de Stotts podrían ser puntos favorables para el novato en el afán de ganarse un lugar en la rotación.

A construir sin localía

Foto: Blazer’s Edge.

A la hora de analizar el oeste, Portland no está entre los mejores cuatro puestos de la conferencia. La mejora general de los equipos, sumado a su propio recambio, lo hace imaginarlo por debajo de los dos equipos angelinos (Lakers y Clippers), como también de Houston y Utah. Después, dependiendo de su rendimiento, tendría un puesto asegurado en la postemporada, aunque estará en una posición similar a la de Denver y Golden State, que se proyectan un poquito por arriba de los que pelean por ingresar (New Orleans, San Antonio, Sacramento y Dallas).

Pero los Blazers no deben ser menospreciados. Los de Óregon supieron dar constantes sorpresas durante los últimos años, mientras que cuentan con un Terry Stotts capaz de ordenar las piezas rápidamente. Lo seguro será que, si la salud lo acompaña, estará en los Playoffs. Desde allí, todo dependerá de si encuentran las tácticas suficientes para frenar a equipos con mejores individualidades.