El elenco de Alvin Gentry formó un núcleo joven que promete llegar lejos. También, la llegada de algunos veteranos ilusiona a los fans con una clasificación a Playoffs.

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Lonzo Ball Jrue Holiday Brandon Ingram Zion Williamson Derrick Favors
Nickeil Alexander-Walker Josh Hart J.J. Redick Nicolo Melli Jaxson Hayes
Jalen Adams Frank Jackson Darius Miller Kenrich Williams Jahlil Okafor
Josh Gray (Dual) Zylan Cheatham (Dual)

El día 28 de enero del 2019 arrancó con una noticia que impactó a todo el mundo de la NBA. Anthony Davis pidió el traspaso de New Orleans, con el fin de sumarse a un plantel con el interés de competir al máximo en los Playoffs. Por el resto de la temporada, el ala-pivote se quedó en la franquicia porque el GM en aquel momento, Dell Demps, no consideraba que los Lakers estuviesen arriesgándolo todo para llevarse a la Ceja.

A mediados de mayo, los de Luisiana recibieron una grata sorpresa en la Lotería del Draft 2019: el sorteo los ubicó en el primer puesto. La dirigencia ya había cambiado de General Manager, aprovechando la experiencia de David Griffin en Cleveland con el afán de iniciar el proceso de reconstrucción.

Dos días después del campeonato de Toronto, los Pelicans obtuvieron lo que quisieron. A cambio de la partida de Davis al conjunto angelino, se quedaron con Lonzo Ball, Josh Hart, Brandon Ingram, el pick 4 del Draft venidero (que luego fue intercambiado por Jaxson Hayes, elegido en la octava posición) y dos selecciones más de primera ronda. Transcurridos cinco días de aquel traspaso, New Orleans hizo realidad su anhelo de conseguir a Zion Williamson.

A diferencia de otros equipos, la dirigencia logró que el nuevo proyecto avanzara más de un escalón en pocos meses. El haber juntado al explosivo y versátil Williamson, con tres de los jóvenes que dieron los primeros pasos de su carrera en los Lakers, incrementó rápidamente las expectativas de luchar por los Playoffs en la salvaje Conferencia del Oeste.

Y si esto fuera poco, se sumaron dos veteranos de jerarquía: J.J. Redick y Derrick Favors (mientras que Utah recibió dos picks de segunda ronda). Además, ya disponían de jugadores interesantes, como Jrue Holiday, Frank Jackson, Kenrich Williams, Jahlil Okafor y E’Twaun Moore (todos ingresaron al último año de su contrato).

Ahora bien, será muy difícil ganarse un cupo para la postemporada, dentro de una Conferencia desbordada de grandes equipos. Otro punto a tener en cuenta será cómo encajan todas las piezas dentro del sistema de juego del DT Alvin Gentry, pese al potencial, la profundidad y las habilidades individuales.

De todos modos, el deseo de competir por los primeros ocho puestos ayudaría mucho al equipos, sobre todo a los jugadores jóvenes. Es que les daría la oportunidad de crecer de a pasos agigantados, ya sea en lo individual o colectivo. En cambio, las pocas esperanzas de combatir jugaría en contra, teniendo en cuenta las cantidades de franquicias con bases prometedoras que no prosperaron.

¿La mejor base juvenil de la liga?

Pelicans.jpg
Foto: Getty Images.

New Orleans posee uno de los planteles con mayor proyección de cara al futuro, compitiendo con Atlanta, Chicago, Memphis, Phoenix, entre otros. El quinteto inicial sería conformado por tres jugadores jóvenes: Lonzo Ball, Brandon Ingram y Zion Williamson.

También hay que hablar sobre los que integrarían la segunda unidad. Josh Hart completa la lista de los tres llegados de los Lakers, aunque esperaría desde el banco para aportar su rol. Jaxson Hayes, otros de los recientemente elegidos en el Draft, es un pivote que cuenta con el potencial para ganarse minutos de juego. Sin embargo, tendrá una difícil competencia en la posición de pivote, con Derrick Favors y Jahlil Okafor.

Otra gran incorporación fue la de Nickeil Alexander-Walker, quien se está consolidando como el base suplente de Lonzo Ball. Elegido este año en el pick 17, presenta una capacidad interesante, no solo para atacar el aro y distribuir el balón en ataque, sino también para darle una mayor efectividad al equipo en los tiros externos.

En tanto, Frank Jackson (8,1 puntos, 2,2 rebotes y 1,1 asistencias por partido) y Kenrich Williams (6,1, 4,8, 1,8 y un robo) siguen firmes en la nómina, luego de aceptables producciones en la campaña 2018/19.

Zion Williamson, la promesa de la que todos hablan

Zion Williamson
Foto: BBC.

En lugar de la primera selección, se podría decir que las franquicias buscaban obtener en el pick de Zion Williamson en la Lotería del Draft. El ala-pivote de 2m01 y 129 kilos tuvo un desempeño alucinante en la Universiad de Duke, promediando 22,6 unidades, 8,9 tableros, 2,1 recuperos, 1,8 tapas y 2,1 pases gol en 33 participaciones en la NCAA.

Es un jugador que sabe controlar perfectamente su cuerpo pesado. Ágil, potente y agresivo para atacar el aro, además de tener coordinación a la hora de manejar y trasladar el balón.

Hay dos aspectos principales en los que deberá trabajar durante su carrera. El primero es lanzamiento desde el perímetro, un rubro en el que no ha priorizado en lo que va de la pretemporada. Es un caso similar al de Ben Simmons, cuando se animen más a tirar detrás del arco se convertirán en superestrellas de la liga.

El otro aspecto tiene que ver con los inconvenientes físicos. Su enorme cuerpo no es tan fácil de manipular, por lo que le podría provocar varias lesiones a lo largo de su carrera. De hecho, la franquicia lo cuidó de jugar la Liga de Verano, debido a que se retiró de su debut tras una lesión en la rodilla izquierda.