Los arribos de Leonard y George invitan a soñar a los angelinos con su primer anillo de campeón. Al menos en la previa de la temporada, los de California presentarán uno de los mejores planteles defensivos de la historia.

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Patrick Beverley Lou Williams Kawhi Leonard Paul George Montrezl Harrell
Landry Shamet Rodney McGruder Maurice Harkless JaMychal Green Ivica Zubac
Derrick Walton Jr Terance Mann Jerome Robinson Patrick Patterson Mfiondu Kabengele
Amir Coffey (Dual) Jonathan Motley (Dual)

Los Clippers fueron los grandes ganadores de una de las agencias libres más atractivas de la historia. Tras las salidas de Durant y Cousins de los Warriors, la liga se repolarizó en Los Ángeles. Primero, porque los Lakers lograron unir a LeBron y Anthony Davis; luego, porque los Clippers, que venían en silencio y sin grandes expectativas, ficharon a Kawhi Leonard y Paul George al cabo de una hora, durante la madrugada del sábado 8 de julio.

La NBA se encontró con una situación totalmente diferente a partir de lo logrado por la entidad angelina. El par de aleros se sumó a un equipo de Doc Rivers que, sin estrellas, pero con una gran labor colectiva, sorprendió a todos en la campaña pasada al meterse en los Playoffs y darle una interesante pelea a Golden State en la primera ronda. A partir de sus fichajes, se catapultó como uno de los máximos candidatos a ser campeón en junio del 2020.

La gerencia de la franquicia de Steve Ballmer formó, lo que se preveé, uno de los mejores equipos defensivos de la historia. George y Leonard son dos estrellas por un notable impacto en ambos lados de la cancha, mientras que en el perímetro estará el siempre incómodo Patrick Beverley. Además, Montrezl Harrell será el amo y señor de la pintura tras tener su mejor año en la NBA (16,5 puntos, 6,5 rebotes, 1,3 tapas y 64% de campo por partido).

Pero ahí no termina todo. El equipo cuenta con un escolta tirador notable como Lou Williams, que prefiere iniciar los partidos desde el banco para darle goleo a la segunda línea, por lo que el joven Landry Shamet será quien complete el quinteto inicial. Así, junto a Williams estarán como principales opciones Mo Harkless, Patrick Patterson, JaMychal Green e Ivica Zubac. En tanto, Rodney McGruder y el canadiense Mfiondu Kabengele (27° del Draft 2019) intentarán ingresar en la rotación de Rivers.

Administración de cargas, el principal inconveniente

Así como no quedan dudas que los Clippers inician como uno de los máximos candidatos a ganar el anillo, tampoco se puede dudar que Kawhi Leonard haya sido el mejor jugador de la campaña pasada. Si bien Giannis Antetokounmpo ganó el premio al MVP de la fase regular, y James Harden acabó como su principal perseguidor, a la hora de la postemporada no hubo un mejor jugador que La Garra. Fue la principal razón por la cual Toronto le ganó una serie complicada a Philadelphia en el último segundo del séptimo juego, mientras que también fue la gran diferencia entre el elenco canadiense y el golpeado Golden State.

Sin embargo, Kawhi no fue el mejor de la fase regular por sus molestias físicas, las cuales arrastra de San Antonio y parece que le seguirán por un largo rato. A diferencia de la temporada pasada, el equipo angelino no podrá hacer la administración de cargas que hizo Toronto en la campaña pasada ante un este débil, ya que el oeste está más complicado que nunca. Una mala racha de partidos puede dejarlo en una posición de desventaja a la hora de afrontar los Playoffs o, hasta inclusive, fuera de la postemporada.

Para alegría de la franquicia, tan sólo dos de los diez back-to-back (juegos en noches consecutivas) se darán en marzo o abril, cuando el cansancio está acumulado y los resultados se tornan más necesarios. Como si está buena noticia fuera menor, uno de ellos tendrá dos juegos en casa (Nets y Pelicans – viernes 13 y sábado 14 de marzo), mientras que el otro tendrá un juego fuerte en Utah (martes 7 de abril) y otro ante Chicago, en casa (miércoles 8/4), cuando el equipo de los Bulls podría haber quedado eliminado de la disputa por ingresar a la postemporada.

De los ocho restantes, dos de ellos tendrán juegos de local, mientras que cinco serán netamente con juegos fuera de casa y uno alternado. El momento más difícil se dará en diciembre, cuando primero viaje a Minnesota y Chicago (viernes 13 y sábado 14), mientras que una semana más tarde tendrá que hacer lo mismo en San Antonio y Oklahoma (sábado 21 y domingo 22). Probablemente, si Kawhi está ‘sano’, la franquicia opte porque Kawhi juegue ante Timberwolves y Spurs, mientras que descansará ante Bulls y Thunder.

Una chance histórica

El dueño de los Clippers, Steve Ballmer, quiere dejar el pasado bien atrás. Foto: USA Today.

La temporada 2019-20 será la 50° de los Clippers, siendo esta la 36° en Los Ángeles (antes fueron los Buffalo Braves en 1970-78; y los San Diego Clippers en 1978-84). A pesar de llegar a las cinco décadas en la NBA, la franqucia apenas pudo clasificar en catorce ocasiones a los Playoffs y jamás pudo superar las semifinales de conferencia.

De esta manera, ostenta la racha adversa más larga de un equipo en decir presente en una final de conferencia (49 años) y la tercera máxima sequía de títulos en la liga, siendo únicamente superado por los Atlanta Hawks (59) y los Sacramento Kings (69). Sin embargo, estos dos cuentan con el aliciente que alguna vez fueron campeones de la liga (Kings en 1951 y Hawks en 1961).

Así, el equipo cargará con una mochila pesada. Ésta estará cargada por las expectativas generales de la liga, como, también, con las expectativas de sus fanáticos, quienes quieren ponerle fin a su mala racha y poder gritar campeón.

La presión no será fácil de administrar para un equipo lleno de jugadores que hasta el momento tenían un rol secundario, aunque estos buscarán apoyarse en Leonard (campeón con los Spurs en 2014 y Raptors en 2019), Rivers (entrenador campeón con los Celtics en 2009) para poder lidiar con los momentos claves, y, quizá, Paul George (finalista del este con los Indiana Pacers en 2013 y 2014).

La batalla principal será en Los Ángeles

Foto: Fadeaway World.

Tanto Clippers como Lakers serán los principales candidatos a meterse en las finales de la NBA por el oeste, como también los máximos candidatos al título. Los Clippers contarán con el punto favorable de tener un equipo formado, mientras que los Lakers tendrán a su favor un plantel más profundo en cuanto a individualidades, como también la tradición ganadora.

Si Rivers logra hacer un buen manejo de cargas para Kawhi y mantener sano a todo el equipo, los Clippers tienen todas las cartas necesarias para poder fin a su sequía y jugar su primera final de conferencia. Desde ahí, todo dependerá de si sabe manejar las expectativas o si no puede rendir bajo presión, en pos de lograr el primer campeonato de su historia.