Russell Westbrook vuelve a juntarse con James Harden, esta vez en Houston. La ex dupla perimetral de Oklahoma tiene el objetivo de conseguir el primer anillo en sus respectivas carreras.

Bases Escoltas Aleros Ala-pivotes Pivotes
Russell Westbrook James Harden Danuel House Jr P.J. Tucker Clint Capela
Austin Rivers Eric Gordon Thabo Sefolosha Nené Hilario Tyson Chandler
Chris Clemons (Dual) Ben McLemore Gerald Green Ryan Anderson Isaiah Hartensein
Michael Frazier (Dual) Gary Clark

En junio del 2012, el Thunder jugó las primeras Finales de su historia. Russell Westbrook y James Harden eran dos de los jugadores que lideraban aquel equipo dirigido por Scott Brooks. La energía juvenil del base (cuarto año en la NBA) y La Barba (tercera temporada) no fue suficiente para bajar a la superioridad del Big Three de Miami en aquel momento.

Antes de arrancar la campaña 2012/13, Harden emprendió su propio camino hacia Houston, franquicia en la que se fue convirtiendo poco a poco en el líder y estrella. En siete temporadas, el escolta fue de menor a mayor en cuanto al rendimiento individual. Su promedio en el conjunto texano es de 29 puntos, seis rebotes, 1,8 robos y 7,7 asistencias, además de haber sido elegido como el MVP de la 2017/18.

Sin embargo, no se pudo sacar de encima la frustración de no haber sido campeón en la mejor liga del mundo. Varias estrellas lo acompañaron durante su estadía en los Rockets (Dwight Howard, Chris Paul, Lou Williams), pero ninguno terminó de saciar el anhelo de tocar el trofeo Larry O’Brien.

Por otro lado, Russell Westbrook se mantuvo ese tiempo como principal referente de Oklahoma. El base logró también números monstruosos, ya que se convirtió en el primer jugador de la historia en promediar triple-doble en tres temporadas seguidas. Desde la 2016/17 hasta la 2018/19, superó la marca de doble dígito en unidades, tableros y pases gol. Sin embargo, la cuenta pendiente fue ganar el anillo, pese al haber compartido equipos con varios jugadores de la élite (Kevin Durant, Paul George, Carmelo Anthony).

Para la 2019/20, el General Manager, Daryl Morey, aprovechó una oportunidad única de reunir ambas estrellas, esta vez en Texas. Tras la partida de Paul George a los Clippers, envió a Chris Paul, dos picks del Draft (2024 y 2026) y el derecho de intercambiar dos selecciones (2021 y 2025) a la franquicia de Sam Presti. A cambio, el Thunder liberó a Russell Westbrook con el fin de que siga estando en una buena posición de luchar por el título.

Nuevamente, la dupla perimetral articula su sed de revancha en el salvaje Oeste. Si bien será un año difícil para Golden State, el equipo que les quitó el privilegio de lograr el título de Conferencia en 2018, la región se reforzó con la llegada de varias estrellas a distintos equipos. ¿Podrán Westbrook y Harden unir fuerzas para ganarle la pulseada a los demás?

El estilo de juego de Mike D’Antoni

Mike D'Antoni
Foto: Associated Press.

El entrenador arribó a Houston en 2016. Con James Harden a la cabeza, el DT impuso un estilo de juego que le dio réditos al conjunto texano en las fases regulares. En la 2016/17 terminó segundo en el Oeste con un récord de 55-27, en la 2017/18 fue el primero con 65 victorias y 17 derrotas, y en la 2018/19 fue cuarto con una marca de 53-29.

Sin embargo, al equipo le faltó dar ese paso en los Playoffs. Es que, más allá de los buenos rendimientos de La Barba, a Mike D’Antoni le faltó encontrar variantes ofensivas para esterilizar los esfuerzos defensivos de los rivales. Es verdad que estuvo cerca de derrotar a los Warriors en 2018, pero las individualidades de Chris Paul y Harden se encargaron de mantener vivas las esperanzas. Cuando el base se lesionó, apareció el desconcierto en el momento clave de la serie, lo cual fue bien aprovechado por los californianos.

Con Russell Westbrook en sus filas, D’Antoni tendrá que realizar los ajustes para articular la capacidad atlética del base y su ejecución de contragolpes, con el talento de Harden a la hora de resolver jugadas estacionadas. Tampoco puede dejar de lado el Pick and Roll, con Clint Capela como el pivote principal en ese rubro. En su último año de contrato, el DT deberá conectar esas armas y que sean aún más letales en la lucha por conseguir la meta.

Los Rockets incorporaron piezas para el tiro externo, ya que sumaron a tres tiradores que busquen ser otra opción en el intento de liberar el balón de la mano de los referentes. Las altas fueron Ben McLemore, Thabo Sefolosha y Ryan Anderson, quien regresó a la franquicia tras haber deambulado en Phoenix y Miami durante la 2018/19. Luego de que el Heat lo cortara de su contrato millonario, el ala-pivote buscará revitalizar su carrera en Houston, donde promedió 11,6 puntos y 4,8 rebotes entre el 2016 y 2018.

Además, Thabo Sefolosha se vuelve a encontrar con la ex dupla perimetral del Thunder. De hecho, el escolta fue titular en Oklahoma durante la temporada 2011/12, por sobre Harden. El nacido en Suiza buscará una mejor continuidad de juego, algo que le costó encontrar en sus dos años con la camiseta de Utah.

La renovación de Eric Gordon

Eric Gordon.jpg
Foto: USA Today Sports.

La dirigencia texana le extendió el contrato a Eric Gordon hasta el 2024. Más allá de que tiene un año más asegurado, la idea fue alinear su estadía en Houston con Russell Westbrook y James Harden (ambos tendrán una opción de jugador para la 2022/23). El Mejor Sexto Hombre del 2017 es una pieza clave en la buena etapa que están atravesando los Rockets.

El jugador de 30 años no dejó que desear en el elenco de Mike D’Antoni, porque su media en tres campañas fue de 16,8 unidades, 2,4 tableros y 2,2 asistencias. Una vez cobrado sus 14 millones en el torneo venidero, Gordon pasará a embolsar 16,8 en la 2020/21, 18,2 en la 2021/22, 19,5 en la 2022/23 y 20,9 en la 2023/24.