Después de ser segundos en la fase regular pasada, los dirigidos por Mike Malone intentarán seguir dando pasos hacia delante en un oeste que ahora es más complicado.

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Jamal Murray Gary Harris Jerami Grant Paul Millsap Nikola Jokic
Monte Morris Will Barton Torrey Craig Michael Porter Jr Mason Plumlee
P.J. Dozier (Dual) Malik Beasley Vlatko Cancar Juancho Hernangómez Bol Bol (Dual)
Jarred Vanderbilt

La mayor sorpresa de la temporada 2018-19 la dieron los Toronto Raptors, equipo que no era pretendido como candidato al título, a pesar de la incorporación de Kawhi Leonard, y que, partido a partido, fue demostrando ser superior al rival. Después del elenco canadiense, la historia más inesperada la protagonizó el equipo de Denver.

Los Nuggets establecieron una cultura defensiva, siendo los sextos que menos anotaciones recibieron en la campaña (106,7 por partido). A diferencia de los cinco equipos que tuvo por delante (Pacers, Heat, Grizzlies, Jazz y Magic), tuvieron un mejor goleo (110,7 – 20° en la liga), principalmente gracias a un buen movimiento de pelota (27,4 en asistencias – 2°). De esta manera, finalizaron segundos en la fase regular, le ganaron el cruce de primera ronda a los Spurs y fueron marginados en semifinales de conferencia por los Portland Trail Blazers.

Si bien las estadísticas hablaron bien de los Nuggets, hubo que saber diferenciar los dos momentos del equipo de Michael Malone. Todo empezó por la defensa, con un perímetro veloz integrado por Jamal Murray y Gary Harris, pero también con el gigante Nikola Jokic quien, a pesar de su físico, tuvo una gran visión y agilidad para interceptar las líneas de pase, lo que le permitió ser un top 20 en robos, con 108 cometidos en la fase regular.

A partir de los buenos movimientos defensivos, los Nuggets tuvieron la oportunidad de golpear a través de transiciones lideradas por Murray y complementadas por el para Harris-Barton. Cuando los dirigidos por Malone no pudieron correr, encontraron tanto en Jokic como Millsap a dos internos pesados, pero capaces tanto de anotar desde media y larga distancia, como capaces de conectar pases para que los perimetrales puedan golpear desde lejos como penetrar con espacios.

Jokic acabó la temporada posicionándose como uno de los 15 mejores jugadores de la liga con promedios de 20,1 puntos, 10,8 rebotes, 7,3 asistencias, 1,4 robos y 0,7 bloqueos, además de 54% de efectividad de campo en 31,3 minutos de juego.

Sin embargo, Denver tuvo un punto débil muy claro: su rotación. Más allá del notable aporte de Will Barton, líder de una segunda unidad que también tuvo a Trey Lyles (se fue a San Antonio Spurs), Malik Beasley, Monte Morris y Mason Plumlee, el equipo de Malone carecía de goleo y cedía terreno para la levantada de los rivales.

Por eso, durante la última agencia libre, el equipo firmó a Jerami Grant, alero de buen trabajo tanto ofensivo como defensivo, que probablemente juegue como titular y le dé más profundidad al equipo con la caída de Torrey Craig a la segunda línea.

La hora de Michael Porter Jr

Foto: Bleacher Report

El 2017 fue el peor año, deportivamente hablando, de Michael Porter Jr. El ala-pívot nacido en Columbia, Missouri, iba a llegar al básquetbol universitario como una de las grandes promesas del Draft de la NBA 2018, inclusive con una gran oportunidad de ganarle la pulseada a jugadores como DeAndre Ayton, Luka Doncic y Trae Young, entre otros, y ser el número 1 de su camada.

Sin embargo, luego de decidir no ir a la Universidad de Washington por el despido del entrenador Lorenzo Romar, decidió ir a la Universidad de Missouri, donde su padre, Michael Porter Sr, fue contratado como entrenador asistente.

La alegría de ingresar al básquetbol universitario le duró, literalmente, dos minutos. El alero jugó los primeros dos minutos del partido, anotó dos puntos y desde entonces se quedó en la banca con hielo en su espalda. Desde entonces, empezó a lidiar con problemas de espalda que lo llevaron a tener que hacer una microdisectomía ya que sus discos lumbares oprimían nervios cuando se movía, lo que le generaba un dolor agudo, imposible de lidiar a la hora de jugar.

El alero jugó dos partidos en marzo del 2018 para representar a Missouri en el tramo inicial de los Playoffs de la NCAA, pero apareció como suplente en pos de prevenir al jugador de nuevas lesiones. A pesar de su falta de continuidad, dejó la Universidad y se declaró elegible para el Draft, lógicamente sin chances de ser el número 1 como se había proyectado en un principio.

A pesar de su mal momento, Denver decidió correr el riesgo y elegirlo con el 14° puesto. La franquicia evaluó a Michael Porter Jr y le pidió que se haga una segunda cirugía que le permita tener la espalda apta para jugar, lo que impidió que dispute un partido de la campaña 18-19.

Más allá de una torcedura en su tobillo izquierdo durante la Liga de Verano de Las Vegas, Porter Jr tendrá la chance de jugar para los Nuggets, un equipo que le permitirá ir de a poco y no lo sobreexigirá en pos de lograr un resultado determinado. Será una buena adición para el banco de Denver, que así tendrá un poco más de profundidad.

A seguir creciendo

Foto: USA Today

En un contexto similar al de la temporada pasada, Denver debería apuntar a llegar a las finales de conferencia ya que daría un paso hacia adelante respecto de lo logrado en 2018-19.

Sin embargo, el contexto del oeste se modificó drásticamente durante la última agencia libre. Las llegadas de Anthony Davis a los Lakers y el dúo de Paul George-Kawhi Leonard a los Clippers posiciona a los equipos angelinos como grandes candidatos al título, mientras que los Warriors podrían llegar a completar el podio, más allá de las notables bajas de Kevin Durant (Brooklyn Nets), DeMarcus Cousins (Los Ángeles Lakers -aunque no jugará-) y Klay Thompson (lesionado para gran parte de la temporada). En tanto, Utah Jazz y Houston Rockets parecen tener planteles más completos que los Nuggets a partir de sus fichajes estelares.

Por estas situaciones, los Nuggets deberían apuntar a desarrollar su base juvenil, intentar ganar los partidos más complicados para seguir creciendo, mientras buscan volver a los Playoffs, peleando los últimos puestos clasificatorios junto a los Spurs, Blazers, Mavericks, Kings y Pelicans.

Un resultado similar al de la campaña pasada no parece posible, pero será una buena chance para terminar de formar al equipo, mientras espera por el espacio salarial que le permita firmar a una segunda o tercera estrella (según cómo se juzgue a Jamal Murray) capaz de meterlo en la lucha por el anillo.

Anuncios