La franquicia de Ohio inició una reconstrucción tras la salida de LeBron James, pero no pudo terminar de acomodar los números salariales en el primer año. Ese será el objetivo durante la 19-20, mientras forma a una buena base juvenil, que también necesita orden.

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Brandon Knight Jordan Clarkson Cedi Osman Kevin Love Tristan Thompson
Darius Garland Collin Sexton Dylan Windler Larry Nance Jr Ante Zizic
Matthew Dellavedova Kevin Porter Jr Alfonzo McKinnie John Henson Tyler Cook (Dual)
Dean Wade (Dual)

Nadie puede estar sorprendido por el hecho que los Cavaliers estén en reconstrucción. Aquel plantel campeón de la NBA en 2016 se fue desarmando después de un conflicto interno, tanto en el equipo como en la franquicia. Primero con el traspaso -pedido por el jugador- de Kyrie Irving a Boston Celtics (ahora en Brooklyn Nets); luego, con el despido del mánager general, David Griffin; y, finalmente, con la partida de LeBron James a Los Ángeles Lakers en julio del 2018.

Como el equipo ya había quedado mal delineado para la campaña 2017-18, en la cual Cleveland llegó a la final de la NBA por el rendimiento histórico de LeBron, el último año marcó el inicio de una transición que parece que será a largo plazo. Kevin Love y Tristan Thompson son los únicos sobrevivientes de aquel plantel campeón en 2016, dado que J.R. Smith se negó a jugar para un conjunto en reconstrucción y hasta se dio el lujo de dudar de la decisión de la franquicia en fichar a Collin Sexton a través del Draft 2018 (octavo puesto). El escolta se quedó sin lugar en la rotación de Larry Drew y fue cortado antes del inicio de la agencia libre.

De esta manera, en pos de acomodar un poco los números respecto de los salarios, 27 jugadores tuvieron la chance de jugar al menos un partido por los Cavaliers. La franquicia trajo a Matthew Dellavedova y Channing Frye (campeón en 2016 que dejó los Lakers para sumarse) en pos de generar una cierta atracción para el público de Cleveland, que acabó siendo el octavo equipo con mayor público local en sus partidos (793.337). Así, fue el tercero de los no clasificados a los Playoffs, siendo superado por Chicago Bulls (823.475) y Dallas Mavericks (820.569), que contó con el atractivo de la presencia del novato del año, Luka Doncic.

Tras finalizar la campaña con una marca de 19-63, la segunda peor del este, la franquicia dejó ir a Larry Drew para contratar al entrenador John Belein, que arribó a la liga tras ser el último campen de la NCAA con la Universidad de Michigan y tendrá su primera oportunidad en la NBA a los 66 años. Belein mantuvo un estilo que sedujo a Cleveland: ofensivas abiertas, con espacios entre sus jugadores para permitir el uno contra uno, con una gran cantidad de cortes; también con énfasis en ejecutar muchos lanzamientos externos.

A pesar del cambio en el banco, la entidad de Ohio encontró algunas respuestas para su renovación. Primero, encontró un perimetral penetrador en Sexton, por lo que fichó a un tirador en el Draft 2019, Darius Garland (5°). También sumó al joven Kevin Porter Jr, escolta electo por Detroit Pistons con el 30° lugar, pero transferido a cambio de un resarcimiento económico y cuatro elecciones de segunda ronda. Junto a ellos estarán los veteranos Brandon Knight, Jordan Clarkson Matthew Dellavedova.

A la par, encontró puntos positivos en las esquinas. El turco Cedi Osman ratificó su condición de alero anotador, mientras que Dylan Windler (26° del Draft 2019) será el joven que esperará por su oportunidad en el banco. Además, el futuro de Kevin Love será la gran incógnita en el puesto de ala-pívot, donde la franquicia también cuenta con el productivo Larry Nance Jr y el sobrepago John Henson.

En cuanto a los pivotes, Tristan Thompson y Ante Zizic serán las opciones principales, mientras que el mismo Henson quedará como opción para rotar en caso de cansancio o lesiones.

Love y los rumores, una tradición que se mantiene

Foto: Fear the sword.

Desde su llegada a la franquicia, en julio del 2014, Kevin Love siempre estuvo en la mira de los medios. Ya sea por su producción debajo de lo esperado (2015), como por la chance de poder conseguir algo mejor para acompañar a LeBron tras su levantada (2016-2017-2018), o por la oportunidad de fichar a un jugador joven para ayudar en la reconstrucción (2019), el ex Minnesota Timberwolves siempre tuvo que lidiar con la incomodidad de los rumores.

A pesar de ello, Love supo mejorar la producción respecto de su primer año, ser campeón y hasta poder ser clave para LeBron en el camino a otras dos finales al hilo después de la ida de Kyrie Irving. Esta constancia le permitió firmar, en 2018, un contrato de 120.4M de dólares por cuatro años, el cual entró en vigencia desde el 1 de julio de este 2019.

Por eso, cuando al jugador le consultaron sobre los rumores en el Media Day, señaló que era algo que lo iba a perseguir durante el restante de su carrera, así juegue en Cleveland o no. A lo que agregó: “Estoy feliz de estar acá, tener un entrenador y compañeros nuevos. Por eso, planeo disfrutar cada día que paso en Cleveland, más allá que luego pueda ser transferido”.

Considerando el futuro, lo mejor que podría hacer la franquicia es ser paciente. Al finalizar la 19-20 tendrá a siete jugadores asegurados (Love, Garland, Porter Jr, Windler, Nance Jr, Sexton y Zizic, los últimos dos con opciones de equipo en sus contratos) y a Cedi Osman como agente libre restringido. A partir de ellos y la necesaria renovación de Tristan Thompson por un contrato más ‘barato’ (le pagan 18.5M), Cleveland podría adquirir algunos veteranos que lo inviten a coquetear con la lucha por ingresar a los Playoffs.

¿Quiénes son los tres novatos del equipo?

Garland y Windler fueron los dos electos por Cleveland, mientras que Kevin Porter Jr llegó a través de un traspaso. Foto: Cavaliers.com.

El fichaje más resonante de Cleveland a través del Draft 2019 fue el de Darius Garland, base arribado desde la Universidad de Vanderbilt con el quinto puesto del proceso electivo. Mientras algunos medios lo comparan con un viejo conocido como Mo Williams, Bleacher Report se anima a establecer una comparación entre él y Damian Lillard. Lo más probable es que se encuentre en un interesante punto medio entre ambos.

Al igual que Williams, Garland es un base versátil, con brazos un pocos más largos de lo normal para la posición de base, un punto favorable a partir de su efectividad y que lo marcan jugadores ‘bajos’. Es efectivo en la defensa de la primera línea, aunque su punto más fuerte es el lanzamiento externo, con el cual promedió un 48% de efectividad en los cinco encuentros que disputó en el ámbito universitario antes de romperse los meniscos en Noviembre del año pasado.

El otro electo por los Cavs fue Dylan Windler, con la 26° posición. El alero, que partirá como suplente de Cedi Osman, llegó tras pasar los últimos cuatro años en la Universidad de Belmont. Su último año fue el mejor, en el que promedió 21 puntos y 11 rebotes por encuentro. Esto se debió a que es un alero que, a pesar de ser bajo (2,03cm), es combativo y capaz de ser un buen jugador sin pelota (54% de efectividad en los lanzamientos). Así, fue la figura de una institución que llegó a ser finalista de la NCAA por primera vez en su historia.

Windler será una buena pieza para la segunda línea de los Cavaliers, pero la franquicia deberá ir en busca de un alero defensivo, ya que tendrá una desventaja física a la hora de defender jugadores de su puesto como LeBron James, Giannis Antetokounmpo, Khris Middleton, Jayson Tatum y Brandon Ingram, entre otros.

En tanto, el camino de Kevin Porter Jr tuvo más vueltas. Fue electo por los Milwaukee Bucks con el 30° puesto, pero enviado a Detroit Pistons junto a Tony Snell, a cambio de Jon Leuer. Luego, la franquicia de la ciudad industrial lo traspasó al escolta a Cleveland a cambio de cuatro picks de segunda ronda y un resarcimiento económico, cuya suma no fue dada a conocer.

El escolta llegó a Cleveland tras pasar un año en la Universidad de Carolina del Sur, equipo que accedió al Final Four en la NCAA 2018-19. Es un jugador extremadamente atlético, capaz de ser letal con su primer paso para penetrar y castigar abajo del aro por su capacidad de salto, además de un notable marcaje perimetral.

Sus dos puntos débiles pasan por dos herramientas muy necesarias en la NBA: lanzamiento externo y conducta. A pesar de su gran capacidad física, Porter Jr necesitará desarrollar un arma sólida en el tiro externo si desea quedarse en la liga y ser influyente. Por el otro lado, sufrió una suspensión en su carrera universitaria por problemas de conducta (tuvo una discusión fuerte con su entrenador en una derrota ante la Universidad de Óregon), algo que Belein no estará dispuesto a tener tras un paso legendario por la NCAA.

El objetivo: Crecer día a día

Jordan Clarkson, una de las piezas importantes del quinteto inicial de los Cavaliers, no pudo jugar el Mundial junto a Filipinas. Foto: Diario AS.

Salvo una sorpresa, Cleveland no clasificará a los Playoffs. El equipo de los Cavaliers estará peleando por los últimos puestos del este junto a los Charlotte Hornets, mientras termina de delinear sus próximos pasos hacia, lo que se desea, una fructífera reconstrucción.

Sin embargo, su posición de desventaja en comparación al resto de la liga significará una interesante chance de darle tiempo de juego a los jóvenes y empezar a encontrar respuestas para el armado de un plantel más competitivo. Belein no perderá a propósito (tanking), por lo que propondrá un juego aguerrido y físico. A pesar de ello, Cleveland probablemente mire de reojo el Top 10 del Draft 2020 tras el descanso de media temporada, en febrero.

Anuncios