Con la llegada de Kemba Walker y Enes Kanter, Boston volvería a instalar la “ideología Stevens”. ¿Volverá a sorprender como en la era de Isaiah Thomas?

Plantel

Bases Escoltas Aleros Ala-Pivotes Pivotes
Kemba Walker Jaylen Brown Jayson Tatum Daniel Theis Enes Kanter
Brad Wanamaker Marcus Smart Gordon Hayward Semi Ojeleye Vincent Poirier
Carsen Edwards Romeo Langford JaVonte Green Grant Williams Robert Williams
Tremont Waters (Dual) Tacko Fall (Dual)

En el verano del 2017, el pedido de salida de Cleveland por parte de Kyrie Irving hizo eco en las oficinas de los Celtics. A mediados de agosto, la franquicia de Danny Ainge dejó ir a Isaiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic y picks del Draft, por el base que metió el tiro ganador en el último partido de las Finales 2016.

A partir de ahí, el estiló de juego fue ajustado en base a las condiciones técnicas de la flamante estrella. El entrenador Brad Stevens estableció al manejo de balón y el talento individual de Irving como el punto principal de juego en ataque. Por momentos, su jerarquía, sumada a las buenas opciones del equipo en la ofensiva, era una gran amenaza para los equipos de primer nivel.

Sin embargo, la inconsistencia en el juego colectivo opacó las posibilidades de derrotar a los Cavaliers de LeBron James en 2018 y a los Bucks de Giannis Antetokounmpo en 2019. Además, las frecuentes lesiones se convirtieron en obstáculos extra en el camino de los de Masachussetts.

En este verano estadounidense, Boston inició una nueva etapa con las contrataciones de Kemba Walker y Enes Kanter. El objetivo de dichos refuerzos tiene que ver con una posible vuelta a las fuentes. El DT Stevens tiene una buena oportunidad para volver a implementar el estilo de juego que buscó llevar a cabo entre 2013 y 2017.

La intensidad defensiva, los contraataques y el movimiento de pelota conforman los conceptos principales en la ideología del entrenador. Así, los Celtics renuevan las ilusiones de mantenerse en la elite de la Conferencia del Este.

Kemba Walker, un anotador silencioso

Kemba Walker
Foto: Getty Images.

Kyrie Irving, Al Horford y Marcus Morris fueron bajas sensibles para Boston. Pero la franquicia respondió con la contratación de Kemba Walker, a cambio de una suma de 140 millones de dólares en cuatro temporadas. El promedio del base en ocho temporadas fue de 19,8 puntos, 3,8 rebotes, 1,3 robos y 5,5 asistencias por partido.

El jugador de 29 años puede aportar su efectividad en el tiro externo, además de su visión y destreza para fabricar buenas opciones de lanzamiento. Por otro lado, cuenta con una virtud que ayudaría a revitalizar el estilo de juego del DT Brad Stevens, que es la conducción del ataque y la capacidad para distribuir la pelota y dejar a sus compañeros con espacios a explotar.

También, posee la agilidad para aprovechar los contragolpes, rubro en el cual se puede encontrar con los jóvenes Jayson Tatum y Jaylen Brown.

Un párrafo aparte va dedicado a Enes Kanter, otra pieza clave en el intento de restablecer la ideología. Es un pivote que produce jugadas eficaces y colabora con la rotación del balón con su movilidad en la pintura para abrir los espacios.

¿Habrá renovación de contrato a Jaylen Brown?

Jaylen Brown
Foto: Getty Images.

En el inicio de pretemporada, se habló de las negociaciones entre Boston y el perimetral de 22 años, quien está ingresando a la última temporada de su contrato de novato. La franquicia está interesado en extender su continuidad con la casaca verde, pero no por el precio que demandó el agente (170 millones de dólares en cinco campañas).

Actualmente, se puso una pausa a las reuniones sobre la renovación. De hecho, Jaylen Brown afirmó en el Media Day que su mente está puesta en lo que será un nuevo torneo en los Celtics.

En los últimos dos años, Danny Ainge y compañía tuvieron que lidiar con las negociaciones de dos jugadores, Marcus Smart y Terry Rozier. El primero se quedó a cambio de un total de 52 millones en cuatro temporadas. En tanto, el segundo se fue a Charlotte vía un Sign and Trade que permitió la llegada de Kemba Walker al conjunto de Masachussetts.

El elegido en la tercera selección del Draft 2016 estuvo a la altura de las expectativas en sus primeras tres campañas. Su media fue de 11,2 unidades, cuatro tableros y 1,3 pases gol en 24,4 minutos por encuentro. En el último año de su contrato, ¿podrá convencer a la dirigencia de que se merece esa millonaria renovación?

Anuncios